Este avión volvió a la Tierra tras pasar casi dos años en órbita en una misión desconocida

El avión espacial secreto X-37B de la Fuerza Aérea de Estados Unidos aterrizó ayer después de 718 días en órbita.

Aunque la misión del X-37B más allá de la atmósfera de nuestro planeta no ha sido revelada por el gobierno de Donald Trump, la Fuerza Aérea ha difundido imágenes de la llegada de la nave al Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida.

Quizás las autoridades se vieron forzadas a transparentar la vuelta de la aeronave porque la misma no pasó desapercibida para quienes viven cerca al complejo de la agencia espacial: el avión espacial provocó una explosión sónica (el sonoro estallido que causa un objeto que surca el aire a la velocidad del sonido o más allá de ella) que despertó al vecindario.

Aunque no se conoce cuáles han sido hasta ahora sus misiones ni cuál es el presupuesto del mismo, se sabe que el contratista de la NASA, Boeing, es el fabricante del vehículo no tripulado de apena nueve metros de largo y poco más de cuatro metros y medio de ancho en sus alas.

La última ha sido la cuarta de sus misiones secretas y su extensión ha superado a la de la anterior, que duró 674 días y acabó en octubre de 2014. En total, este vehículo de prueba orbital (VPO) ha pasado 2.085 días en órbita desde su primera misión en abril de 2010.

Más allá de las autoridades estadounidenses, no se conoce públicamente qué misiones cumple, solo las imágenes que las mismas autoridades han facilitado del reciente aterrizaje. Hasta el momento, lo más seguro es que se trate de un vehículo de vigilancia de, por ejemplo, el avance de la construcción de la estación espacial china, que deberá empezar a funcionar en 2020.   

Sus dimensiones y la limitada carga de combustible en el cohete hacen improbable que se trate de un vehículo de bombardeo o interferencia de satélites, en la medida en que ello implicaría movilizarse constantemente en el espacio, en busca de su objetivo, lo cual acortaría la duración de las misiones que ha cumplido ya el vehículo, reusable a diferencia de varias otras aeronaves orbitales.  

"El aterrizaje de OTV-4 marca otro éxito para el programa X-37B y la nación", dijo el teniente coronel Ron Fehlen, gerente del programa X-37B, en un comunicado público. "Esta misión estableció una vez más un récord de resistencia en órbita y marca el primer aterrizaje del vehículo en el estado de Florida", continuó Fehlen. "Estamos increíblemente complacidos con el rendimiento del vehículo espacial y estamos entusiasmados con los datos reunidos para apoyar a las comunidades científicas y espaciales. Estamos muy orgullosos de la dedicación y el trabajo duro de todo el equipo".

En febrero último, Space X, otra firma contratista de la NASA, trajo a uno de sus cohetes reusables Falcon 9 de vuelta a la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, y logró un suave aterrizaje en la pista, la tercera vez en la historia que un cohete aterriza en tierra firme.  

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.