Este es el cráneo casi completo del misterioso homo naledi sudafricano

Este es un cráneo de "Neo", el Homo naledi de la Recámara de Lesedi (Foto: Wits University / John Hawks).

Tres artículos publicados hoy en la revista eLife presentan más detalles del descubrimiento del homo naledi en la Cámara Dinaledi o Cueva Rising Star, en Sudáfrica, y anuncia el hallazgo de una segunda recámara en el mismo sistema de cuevas, que contiene especímenes adicionales de la especie de homínido, incluyendo un niño y un esqueleto parcial de un macho adulto con un cráneo notablemente bien conservado.

Las investigaciones fueron realizadas por un equipo de la Universidad de Witwatersrand (Wits), James Cook University, Australia, la Universidad de Wisconsin, Madison, Estados Unidos, y más de 30 instituciones internacionales adicionales.

Las publicaciones dan cuenta de un rango más definido para la antigüedad de los restos de la cueva Dinaledi. De acuerdo con Lee Berger de la Universidad de Witwatersrand, líder del equipo que trabaja en las exploraciones en la zona, la edad de estos restos se pudo fechar en entre 335 y 236 mil años.

Ello confirma que estos primitivos homínidos —descubiertos hace solo dos años— probablemente compartieron el continente africano con el Homo sapiens, con quien compartían varios rasgos, a pesar de mostrar cerebros pequeños característicos de especies más primitivas.

La disposición de las cuevas donde fueron hallados los restos.

Por ende, el estudio del homo naledi podría reescribir la historia de la evolución de la humanidad, en la medida en que, habiendo compartido tiempo y hábitat con los antecesores del hombre moderno, el uso de herramientas, por ejemplo, ya no podría ser atribuido exclusivamente al homo sapiens.

El descubrimiento de una segunda cámara con restos de la especie ha reforzado la hipótesis acerca de que Homo naledi deliberadamente dispuso de sus muertos en estas cavernas remotas y de difícil acceso. La recámara Dinaledi tenía una entrada de tan solo 15 cm y aunque la segunda, Lesedi, tiene una de 25 cm, tras atravesarla hay que descender una suerte de ducto vertical para alcanzar el espacio donde habían sido depositados los restos.

Los especímenes de la cámara Lesedi son casi idénticos en todos los sentidos a los de la Cámara Dinaledi, aunque todavía no se han fechado, ya que la datación requeriría la destrucción de parte del material. En su interior, fueron hallados restos de un niño (huesos de la cabeza y el cuerpo) probablemente menor de cinco años y de dos adultos, uno está representado por solo una mandíbula y elementos de la pierna, y el otro por un esqueleto parcial, incluyendo un cráneo en su mayoría completa.

El equipo describe el cráneo del esqueleto como "espectacularmente completo". "Finalmente vemos el rostro del Homo naledi", dice Peter Schmid de Wits y la Universidad de Zurich, quienes pasaron cientos de horas reconstruyendo cuidadosamente los frágiles huesos para completar la reconstrucción. El esqueleto fue apodado "Neo", que en la lengua local sesotho significa "un regalo". "El esqueleto de Neo es uno de los más completos descubiertos, y técnicamente aún más completo que el famoso fósil de Lucy, dada la preservación del cráneo y la mandíbula", dice Berger.

Las cavernas están a solo 100 m una de la otra, por lo que la investigación en la zona podría seguir dando frutos en años próximos, revelando más detalles sobre la presencia del homo naledi.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.