Skynet está cada vez más cerca: los robots ya pueden enseñar a otros robots

¿Cuánto queda para que formen un ejército? / Giffiles

Hoy en día, existen dos maneras de entrenar a un robot: hacerle ver repetidas demostraciones de lo que quieres que imite o programar su comportamiento directamente usando técnicas de planificación de movimiento. Pero un equipo de investigadores del laboratorio CSAIL del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) ha desarrollado una tercera opción híbrida que permitirá a los androides compartir habilidades y conocimientos entre ellos.

El sistema, llamado C-LEARN, está diseñado para permitir a cualquier persona, independientemente de su conocimientos informáticos, programar robots para diferentes de tareas. Pero en lugar de hacer que la máquina imite los movimientos humanos o codificarla para que realice una acción determinada, el usuario solo tiene que insertar un BIRT (un software de inteligencia artificial) de información sobre cómo se manejan los objetos con los que el robot va a interactuar y, después, basta con una simple demostración para que aprenda a hacerlo. El androide puede compartir estos datos cinemáticos con otros de su mismo tipo.

En primer lugar, el usuario introduce las restricciones ambientales: cómo alcanzar, agarrar y mantener los elementos con los que está interactuando (para que no los aplaste, rompa o deje caer); luego, utilizando un programa de CAD, el usuario puede crear una sola demostración digital para el robot. Funciona de un modo comparable a las animaciones tradicionales dibujadas a mano, en las que los movimientos son captados como fotogramas clave y el robot rellena el resto.

Por supuesto, la máquina no tiene la última palabra en esto (todavía), todos los planes de movimiento tienen que ser verificados por el operador humano. Según los autores del estudio, los robots fueron capaces de elegir por sí solos el plan de movimiento óptimo un 87,5% de las veces, y un 100% después de que un experto los ajustara.

El primero en beneficiarse de este nuevo sistema es el robot Optimus. El equipo CSAIL le enseñó a abrir puertas, llevar objetos e incluso sacar objetos de los tarros y la máquina fue capaz de transferir estas mismas habilidades a otro robot en el laboratorio.

Si sorprende que un androide sea el mentor de otro, más impactante es que pueda ser el nuestro. Que tiemblen los profesores: un equipo de investigadores ha diseñado una inteligencia artificial (IA) inquisitiva que hace preguntas sobre comprensión lectora y podría ser utilizada para tomar la lección a los estudiantes en clase.

Beatriz de Vera

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.