Robot para terrenos rugosos con “patas delicadas”

Robot para terrenos rugosos con “patas delicadas”.

Un equipo de ingenieros de la Universidad de California en San Diego ha desarrollado un robot suave que puede avanzar sobre terrenos rugosos. Las extremidades del robot fueron creadas en una impresora 3D y se controlan por compresión. El robot será presentado en la Conferencia Internacional de Automatización Industrial y Robótica (ICRA), en Singapur, y la publicación está disponible en el portal de la universidad. 

En los últimos años han aparecido una variedad de robots que pueden movilizarse por terrenos rugosos, como el famoso Atlas de Boston Dynamics. En el nuevo proyecto, los ingenieros desarrollaron un robot que puede moverse por superficies difíciles, pero al mismo tiempo, mantenerse relativamente simple y que pueda fabricarse con materiales de bajo costo. 

El nuevo robot tiene cuatro extremidades que están unidas por mangueras para aire. Cada extremidad fue creada en una impresora 3D y consiste de tres tubos paralelos con una superficie acanalada. Esta estructura permite “inflar” al aumentar la presión. Al proveer de diferentes presiones, unos tubos se “inflan” y otros se “desinflan”, moviendo la extremidad en una y otra dirección. Este principio permitió un movimiento preciso del robot.    

Los ingenieros han probado el robot en diferentes tipos de superficie: plana, arenosa y empedrada. En todos los casos, el robot avanzó sin problemas. Cuando estaba en una superficie plana, sus velocidad promedio fue de cerca de 2 cm por segundo. Asimismo, los ingenieros realizaron una demostración de la habilidad del robot para adaptarse a diferentes condiciones, como por ejemplo, cambiar el estilo del movimiento y arrastrarse cuando es espacios confinados. 

El robot puede levantar un peso de cerca de 600 gr. Por ahora, es controlado por una computadora y sistema neumático. Sin embargo, los ingenieros esperan que alcance un nivel completamente autónomo y pueda ser empleado para operaciones de rescate. 

En 2012, se presentó un prototipo que emplea un principio similar, pero con menos control del movimiento. 

 

Gregory Kopiev

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

El estudiante de doctorado del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y de la Universidad de La Laguna (ULL) Alejandro Suárez Mascareño (ASM), y sus directores de tesis, los investigadores del IAC Rafael Rebolo y Jonay Isaí González Hernández (JIGH), han descubierto un planeta del tipo supertierra, GJ 536 b, con alrededor de 5,4 masas terrestres, orbitando una estrella cercana muy brillante. El estudio ha sido aceptado en noviembre por la revista especializada Astronomy & Astrophysics e involucra investigadores de varios países. N+1 habló con ellos para conocer la importancia de su hallazgo en la búsqueda de vida extrasolar. 

¿Es posible habitar una Supertierra 6 veces más grande que nuestro planeta? [ENTREVISTA]

A inicios de mes, el 3 de noviembre, la República Popular China lanzó el primer cohete de carga pesada de su historia, el Larga Marcha-5, hito considerado el más grande de todos los avances espaciales del gigante asiático. Dicho lanzador empata la capacidad del imponente Delta-4 Heavy estadounidense, que puede enviar hasta 25 toneladas a la órbita baja de la Tierra. La misión pone al país presidido por Xi Jinping en una posición inmejorable en la carrera espacial y es una muestra más de cómo China es “con pleno derecho, la nueva gran potencia de la exploración espacial”, según el astrofísico Antonio Eff-Darwich. El académico y catedrático de la Universidad de la Laguna brindó una entrevista a N + 1 analizando alcances y potencialidades de aquel país en el referido campo.

China es, “con pleno derecho, la nueva gran potencia espacial” [ENTREVISTA]

Tanto como en los humanos, —que sudamos para refrescar el calor ocasionado por la intensa actividad muscular— los robots —especialmente los más dinámicos— sufren por el sobrecalentamiento de sus motores. Este sobrecalentamiento, a su vez, se vuelve una gran limitación para su performance. A menudo, para resolver estos problemas, los técnicos utilizan sistemas mecánicos como ventiladores, disipadores térmicos o radiadores —lo que implica mayor espacio y peso.

Robot japonés ‘suda’ para refrigerar sus sistemas