Resuelto un misterio de la medicina de 2.500 años: la causa detrás de los delirios

Fractal Ken. Flickr

Quizá te haya pasado que, durante episodios de enfermedad o fiebre muy alta, experimentas momentos de alteración mental, sientes que no puedes poner en orden tus ideas y sufres alucinaciones. Estos delirios provocados han tenido en vilo a la medicina los últimos 2.500 años, pero ahora, científicos del Hospital Príncipe de Gales, en Australia, han dado con la causa. El estudio ha sido publicado en el Journal of Cerebral Blood Flow & Metabolism.

Mediante el uso de Tomografías por Emisión de Positrones (PET, por sus siglas en inglés), una técnica de diagnóstico por imagen que permite medir la actividad metabólica del cuerpo humano, el equipo fue capaz de identificar que, durante estos períodos, el cerebro asimila glucosa de forma anormal, y esta es la principal causa de delirio. Según los expertos, si el cerebro es incapaz de metabolizar la glucosa eficientemente, la función cerebral se deteriora. Durante las exploraciones, los investigadores encontraron que se producían cambios en la parte del cerebro que gobierna la memoria y la función ejecutiva.

La condición se detalló por primera vez en el siglo XVI, pero ya hace 2.500 años, el médico griego Hipócrates creó una categoría de trastorno mental llamada frenitis, que implicaba síntomas similares, incluyendo alucinaciones e inquietud causadas por inflamación y fiebre. Algunos médicos apuntaban a desequilibrios y fluidos tóxicos, pero hasta ahora, la ciencia médica no había tenido una descripción clara de la patología.

Uno de cada 10 pacientes hospitalizados tiene delirio, se pone inquieto, sufre ilusiones y se vuelve incoherente. Pero la cifra aumenta con la edad: uno de cada cuatro mayores de 65 años será diagnosticado con delirio, afirman los investigadores, y, a menudo, el problema no es percibido por el personal del hospital. Para Gideon Caplan, autor principal del estudio, la importancia de tratarlos es que aceleran la progresión de la demencia, por lo que una terapia podría desembocar en la prevención de la demencia en algunos pacientes.

Por ahora, esta dolencia no tiene tratamiento, pero conociendo la causa, Caplan es optimista, porque asegura que el descubrimiento marca el camino hacia el que dirigir las intervenciones terapéuticas. Hoy en día, sí que existen tratamientos que aumentan la captación de glucosa en el cerebro, como la insulina, que se utiliza para tratar la diabetes. Por ello, los médicos planean desarrollar un inhalador de insulina, para que, a través de la nariz, esta sustancia acuda directamente al cerebro. Proponen que se administre a pacientes de edad avanzada con riesgo de delirio.

Las anomalías en la asimilacion de la glucosa están detrás también de otros problemas médicos. Investigadores del Hospital Universitario Haukeland de Bergen (Noruega), han hallado una relación entre la forma en que el organismo transforma el azúcar en energía y el síndrome de fatiga crónica (SFC). Quienes sufren SFC dejan de producir suficiente energía a partir del azúcar y sus organismos viran hacia combustibles de menor rendimiento, como aminoácidos y grasas. Este proceso produce ácido láctico o lactato, la misma sustancia que se genera en nuestros cuerpos cuando nos duelen los músculos tras una extenuante sesión de ejercicios en el gimnasio o de deporte.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.