El artista que no necesitaba de Photoshop

Muchos de los que leen este artículo posiblemente hayan utilizado Paint (antes, Paintbrush) para dar sus primeros pasos en el diseño computarizado, cuando las primeras versiones de Windows ofrecían la rústica aplicación como uno de sus programas por defecto. Pues bien: desde entonces, muchas cosas han pasado. El diseño se especializó cada vez más y con esta evolución natural, llegó una gama de alternativas de software que los creativos más exigentes y vanguardistas empezaron a emplear. Acaso la propuesta más expandida hoy es la de Adobe, cuya suite incluye herramientas de peso como Illustrator o Photoshop.

Pero la testarudez de Pat Hines pudo más (en un insólito caso en el que la resistencia al cambio acaba dando admirables resultados). Este artista estadounidense se resistió a aprender a usar Photoshop, el programa de diseño y retoque por excelencia, porque le parecía “confuso y abrumador” para volverse un especialista en un arte poco común.

“Soy muy malo en Photoshop y otros programas, y trabajé exclusivamente en Paint por 10 años. Perfeccioné mi técnica trabajando largas noches en la recepción de un hospital”, cuenta Hines a Boredpanda. Su objetivo final era ilustrar una novela escrito por él mismo, Camp Redblood and The Essential Revenge (y la primera de su carrera de escritor), por lo que no dudó en emplear una técnica en la que él estaba seguro de dominar.

Hines, de 34 años, disfruta del ritmo pausado de Paint, que le permite meditar. En general, para hacer sus obras artísticas, empieza haciendo los primeros bocetos a mano y en papel. Luego refuerza estos trazos con la herramienta lápiz de Paint y finalmente, colorea y da los acabados de acuerdo a sus criterios.

Hoy, el artista trabaja nada menos que en un despacho de abogados en Boston, por lo que usa sus tiempos libres para terminar sus dibujos para la mencionada novela. El trabajo iría mucho más rápido si se dedicara a él a tiempo completo, reconoce.

Su novela está inspirada en las comedias juveniles de Harold Ramis. Trata de “un campamento de verano ficticio al estilo de Harry Potter con un toque de películas de terror”, contó al sitio español Verne.

Si aún tienes dudas de su trabajo y sospechas que Hines haya usado otro programa, en su página web puedes hacer esclarecedores zoom de estas obras, además de poder descargarlas. En su página de Deviantart, además, Hines explica paso a paso cómo realiza sus fabulosos cuadros.  

 

Daniel Meza
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.