Físicos logran programar la forma de la pasta [VIDEO]

Pastas de distintas formas que dependen de cómo se aplicaron las franjas de celulosa sobre la lámina de gelatina. 
Michael Indresano Photography

Un equipo de físicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha desarrollado un tipo de pasta comestible cuya forma se crea digitalmente. Cada lámina del producto puede ser diseñada para adquirir una forma específica al contacto con el agua. El resultado final son los conocidos macarrones, canelones, rotinis, fusillis y otras formas conocidas de la gastronomía italiana. Según los autores del proyecto, la producción de esta pasta tiene un enfoque que permitirá minimizar los costos de transporte del producto, ya que el embalaje de la pasta convencional contiene, en promedio, un volumen de aire de 67%. Los investigadores revelaron los resultados del proyecto en la conferencia de la Association for Computing Machinery, mientras que el portal de noticias del MIT compartió los detalles del proyecto. 
 

Esquema de cómo se dibujaron las franjas de celulosa para obtener las diversas formas de pasta. 
Wen Wang et al. / ACM, 2017

Es posible controlar los cambios de forma en distintos materiales. Están, por ejemplo, las aleaciones con memoria de forma (Nitinol): si un alambre acomodadado en forma de resorte se calienta a altas temperaturas y posteriormente se deforma, solo bastará calentarlo de nuevo para que vuelva a ser un resorte.  Es en base a este tipo de materiales que se creó la impresión 4D, que no es otra cosa que estructuras que pueden transformarse de maneras pre-programadas en respuesta a ciertos estímulos. 

Dicho de otra forma, la impresión 4D combina técnicas de una impresora 3D tradicional con un diseño que se “activa” en el tiempo, dependiendo del material empleado para este fin. En el caso de los macarrones de esta nota, el elemento “activador” de la forma final es el agua. La pasta, perfectamente comestible, consiste en capas de gelatina y celulosa. Los autores señalan que también se puede emplear almidón, agar y compuestos proteicos para su elaboración.  

En la primera versión del proyecto, los físicos emplearon dos capas de gelatina de distintas densidades para dar forma a la pasta. De este modo, la capa más densa absorbe más humedad y se estira con más fuerza, doblando la lámina. Sobre la capa de gelatina se aplicó celulosa, ingrediente que prácticamente no absorbe humedad. La celulosa se aplicó a modo de franjas con diseños de líneas radiales o paralelas, que son las que dan la forma final a la pasta al entrar en contacto con el agua. Por si no bastara con las formas esperadas de la pasta (tubular, circular, espiral, etc.) los investigadores también crearon diseños más elaborados, como los florales. 
 

Ejemplos de platos que se pueden preparar con pasta que modifica su forma al contacto con el agua. 
Wen Wang et al. / ACM, 2017

 
Los investigadores presentaron algunos ejemplos de platos preparados con pasta impresa en 4D, como por ejemplo, discos transparentes sazonados con plancton marino y tinta de calamar, que resultaron perfectos para envolver caviar, a manera de un caneloni gourmet. Además, los autores aseguran que para elaborar esta pasta no es necesario tener una impresora especial, ni siquiera una con inyección 3D: basta con aplicar la técnica de serigrafía
 
Vladimir Koroliev
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.