Las personas ateas son más inteligentes que las religiosas, dice un estudio

Ben White

La religión es una de las construcciones humanas más fascinantes, por ello, la ciencia ha invertido muchos esfuerzos en intentar desentrañar los mecanismos psicológicos de las creencias, y entender cómo nos afectan o qué dicen de nuestra personalidad. Por ejemplo, un estudio publicado en la revista Religion, Brain & Behavior aseguraba que las personas ateas y las más religiosas son las que demuestran un menor miedo a la muerte; otro, realizado por científicos estadounidenses, halló evidencia de que la religión y las experiencias religiosas activan los circuitos de recompensa en nuestros cerebros de un modo muy similar al de el amor, el sexo, las apuestas, las drogas y la música. Ahora, un equipo formado por investigadores del Instituto Ulster de Investigación Social (Reino Unido) y de la Universidad de Rotterdam (Países Bajos) ha analizado la controvertida relación entre fe e inteligencia, y ha concluido que la religión es considerada un instinto y que la capacidad de rechazar ese instinto puede vincularse con la inteligencia superior.

El trabajo, publicado en la Evolutionary Psychology Science, considera que cuanto más inteligente es un niño (incluso durante sus primeros años) más probabilidades hay de que se aleje del terreno de las creencias. Mientras que las peronas mayores con una inteligencia por encima del promedio son menos propensas a creer en un dios.

Los autores se basaron en el trabajo del psicólogo evolutivo Satoshi Kanazawa que sugiere que desde el punto de vista biológico, no hemos cambiado mucho de nuestros antepasados y que nuestra psicología está influenciada por cómo se relacionó con el mundo el primer homo sapiens. En el trabajo, estos científicos, también estudian el vínculo entre el instinto y el estrés y afirman que el hecho de ser inteligente no solo contribuye a resolver problemas, sino que también ayuda a las personas a superar sus instintos en momentos de estrés.

La mayoría de los estudios realizados hasta la fecha ha encontrado una correlación negativa entre coeficiente intelectual (CI) y religiosidad: si el CI de una persona es bajo, es más probable que sea religiosa. En 2013 se publicó un metaestudio publicado en Personality and Social Psychology Review que revisaba 63 investigaciones científicas que relacionaban CI y religiosidad, concluyendo que 53 de ellos mostraban una relación negativa. Otro estudio, realizado en 2008 por la Universidad de Aarhus (Dinamarca) con estudiantes, determinó que los ateos puntúan en los exámenes en en promedio 1.95 puntos más que los agnósticos, 3.82 puntos más que los creyentes liberales, y 5.89 puntos más que los creyentes dogmáticos.

Beatriz de Vera

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.