Tecnología podría triplicar máximas resoluciones en televisores

Las tarjetas gráficas AMD Radeon Pro son capaces de procesar gráficos en 16K (15,360 x 8640). Mientras la resolución Full HD (1080p) cuenta con 2 millones de pixeles, la 16K tiene 132 millones. No obstante, no existen actualmente televisores ni monitores que soporten está monstruosa resolución. El estándar del mercado actual alcanza tan solo el de 8K.

Ello podría cambiar pronto gracias a una investigación de la Universidad de Florida Central, que ha desarrollado una nueva superficie que permite la afinación de subpíxels individuales en una pantalla, con lo que los actuales estándares para resolución de pantallas podría llegar a triplicarse.

El estudio, publicado en la revista Nature, da cuenta de un método desarrollado para controlar subpíxels con voltaje.

Cada píxel en una pantalla LCD convencional contiene tres subpíxeles, uno para cada color con los que se forman los demás: rojo, verde o azul. Una luz de fondo blanca brilla a través del píxel y el obturador LCD controla qué subpíxel se puede ver. Por ejemplo, si el píxel debe ser azul, el obturador LCD cubrirá los subpixels rojo y verde. Con el fin de hacer morado, el obturador solo tiene que cubrir el subpixel verde. La luz de fondo blanca determina la luz u oscuridad del color.

El equipo científico ha dado con una forma de usar una superficie de nanoestructura en relieve y aluminio reflectante que podría eliminar completamente la necesidad de subpíxels. En un dispositivo de prueba, los investigadores fueron capaces de controlar el color de cada subpíxel individualmente, con lo que cada uno, en vez de estar dedicado a un solo color, puede producir toda la gama de colores que el televisor es capaz de mostrar. Así, triplicando el trabajo de cada subpíxel, se puede triplicar la definición mostrada. Además, esto significaría que cada subpíxel estaría encendido siempre que se muestre un color blanco, resultando en pantallas mucho más brillantes.

“Esto se logra a través de una resonancia plasmónica dependiente de la polarización inducida por morfología superficial y una combinación de efectos del cristal líquido a granel y superficial que se manifiestan a diferentes voltajes. Demostramos además la compatibilidad del sistema con la tecnología LCD existente integrándola con una matriz de transistores de película delgada comercialmente disponibles. La superficie impresa interactúa fácilmente con los ordenadores para mostrar imágenes y video”, señala el documento.

En caso de implementarse en pantallas que usan la tecnología LCD, ya existente en el mercado masivamente hace 10 años, el problema vendría en la velocidad de fotogramas de los formatos de video. La tasa de refresco de estos dispositivos aún no está a la par con las que se espera para video de alta calidad (120 cuadros por segundo). En pocas palabras, lograría una amplia gama de colores, pero la calidad de los gráficos en movimiento no sería las más alta esperable.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.