La edición de genes CRISPR puede causar cientos de mutaciones involuntarias

Estructura cristalina de la proteína asociada a CRISPR Cas9. /Wikipedia

La tecnología CRISPR/Cas9, siglas de Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats, es una revolucionaria herramienta molecular utilizada para editar o corregir el genoma de cualquier célula. Una especie de tijeras moleculares capaces de cortar cualquier molécula de ADN de una manera precisa y controlada, eliminando o insertando una nueva para activar o bloquear funciones del sistema inmune. Sus aplicaciones van desde la lucha contra enfermedades hasta la mejora de cultivos transgénicos.

La técnica está empezando a probarse en China con ensayos clínicos en humanos, sin embargo, un estudio publicado en la revista Nature Methods pide cautela y asegura que esta tecnología también puede introducir cientos de mutaciones involuntarias en el genoma del organismo.

El riesgo de esta técnica es que aunque es extraordinariamente precisa y se centra en cadenas específicas de ADN, algunas veces sus modificaciones puede llegar a otras partes del genoma. Muchos de los estudios que buscan estas mutaciones no deseadas utilizan algoritmos informáticos para identificar aquellas áreas que, con mayor probabilidad, se verán afectadas.

Los investigadores secuenciaron el genoma completo de ratones que habían sido editados con CRISPR anteriormente y buscaron todo tipo de mutaciones. Los resultados mostraron que la tecnología había corregido con éxito un gen causante de la ceguera, pero dos de los animales habían sufrido más de 1.500 mutaciones y más de 100 inserciones y pérdidas de material genético. Ninguno de estos cambios habían sido predichos por los algoritmos.

Aun así, los expertos continúan siendo muy optimistas sobre el CRISPR. Ahora, su objetivo es mejorar los componentes del sistema con el que funciona esta tecnología, para mejorar así la eficiencia de la edición.

La técnica CRISPR de edición genética tiene ya más de 30 años.En la década de los 80, científicos de la Universidad de Osaka (Japón) analizaron el genoma de diferentes bacterias y detectaron una secuencia del ADN que se repetía una y otra vez, con secuencias únicas entre cada repetición. Las bacterias utilizan estas repeticiones para copiar el ADN de diferentes virus. Así crean una biblioteca para defenderse de ataques. Pero hay más, se trata de unas proteínas,conocidas como Cas,que al detectar el código del virus, se adhieren a él y rompen su ADN para impedir que se reproduzca. Gracias a esta técnica ya se ha evitado que células se infecten con el virus del sida o editado el ADN de un embrión humano.


Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

Blog/Genética

The Conversation

Análisis e investigación científica

A principios de este año, un comité internacional convocado por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos publicó un informe que fue ampliamente considerado como la puerta a la edición genética de embriones humanos para la investigación. Pero el estudio de Oregon no implicó la creación de "bebés de diseño", a pesar de algunos titulares.

Tras editar embriones humanos con CRISPR, analicemos las implicaciones éticas

El pasado 8 de septiembre la NASA lanzó desde Cabo Cañaveral la sonda OSIRIS-REx, con el objetivo de estudiar in situ al asteroide Bennu. Se trata de una misión crucial que traerá por primera vez muestras no contaminadas de un asteroide de tipo primitivo que podremos estudiar en detalle, con los mejores instrumentos de laboratorio que existen. Allí estuvo el Dr. Javier Licandro, Investigador Titular del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y colaborador en la referida misión de la agencia espacial estadounidense.

¿Estamos preparados ante el impacto de un mortal meteorito?