Contradiciendo el canon: árboles muy altos crecen en las alturas, en Papúa Nueva Guinea

Una de las especies halladas a gran altura en los bosques de Papúa Nueva Guinea (Foto: Michelle Venter).

Los bosques primarios —masas forestales vírgenes, que han permanecido intactas a la acción de los humanos— de Papúa Nueva Guinea han sido visitado por primera vez en una misión científica, abarcando desde la costa a las nubes hasta las cimas de sus montañas más altas: en todas estas latitudes, estos parajes desconocidos pueden albergar a los árboles más grandes registrados a nivel mundial en altitudes tan extremas.

El estudio de la Universidad de Queensland, Australia, publicado por el journal Global Change Biology, echa nuevas luces sobre las nociones para el cultivo de grandes árboles a alturas extremas.

Michelle Venter lideró la expedición en áreas alejadas de caminos y aldeas, con la ayuda de más de 70 asistentes de campo de cinco comunidades dependientes del bosque, trabajando en pendientes de hasta 88 grados.

Estudiaron 195 parcelas forestales en la accidentada y remota provincia de Morobe a lo largo de un gradiente de elevación que abarcaba desde los bosques costeros de las tierras bajas (50m) hasta los bosques tropicales superiores (3100m).

La biomasa forestal de la zona alcanzaba su pico en altitudes de 2400-3100m, donde usualmente los bosques en otras partes del mundo pueden solo superar por poco los 15m de altura. Fueron registradas más de 15 familias de árboles con ejemplares de entre 30 y 40 m de altura en altitudes extremas.

Los árboles más altos incluían un Notkenagus starkenborghii de 41 metros de altura, de la familia de notofagáceas, conocidas como los hayes del sur, que también pueblan Argentina y Chile, así como algunos otros países del hemisferio sur.

De acuerdo con el estudio, los tamaños inusitados no deberían llamar la atención en la medida en que en lugares como el bosque estudiado en Papúa Nueva Guinea se recrean condiciones climáticas notablemente similares a las de las zonas marítimas templadas, donde crecen los árboles más grandes del mundo. Venter señala al respecto: "Piense en la niebla de la costa oeste de los Estados Unidos, que se jacta de las secoyas más grandes de la costa". Dicha especie tiene en su ejemplar californiano de 115,8 m al árbol más alto del mundo, seguido, con 99,82 m, por un Eucalptytus regnans del valle Arve en Tasmania. Ambas especies no crecen más allá de los 1.000 m de altura.

El reciente trabajo va en la misma línea que un estudio de la Universidad de Bayreuth en Alemania, que da cuenta de que el árbol más alto del continente africano está ubicado en la montaña más alta de este territorio. Aunque no llega a las alturas de los árboles más grandes del mundo, este Entandrophragma excelsum alcanza los 81,5 metros sobre el Kilimanjaro, el volcán durmiente de Tanzania que alcanza una elevación de 5.895 m.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.