La NASA enviará una nave a ‘tocar el sol’ en 2018

Ilustración de la sonda solar. /Universidad Johns Hopkins

Durante un evento en la Universidad de Chicago (EE.UU.), difundido por NasaTV, la Agencia Espacial anunció sus ambiciosos planes para lanzar una misión de sondeo directamente a la atmósfera del Sol, llamada Parker Solar Probe (PSP). El nombre fue puesto en honor del veterano astrofísico Eugene Parker, quien en 1958 revolucionó los conocimientos sobre la heliósfera y el viento solar con un artículo titulado Dinámica del gas interplanetario y campos magnéticos. El documento viajará en la sonda de la NASA junto con fotos y comentarios del científico y partirá de la Tierra entre el 31 de julio y el 19 de agosto de 2018 para soportar las temperaturas más altas que cualquier sonda que se haya enviado antes, unos 1.500 grados centígrados.

El objetivo de la NASA es recopilar información sobre la vida de las estrellas y sus eventos meteorológicos, y ayudar así a los científicos a mejorar la forma de predecir los peligrosos destellos solares. La nave alcanzará una órbita a unos 6,5 millones de kilómetros del sol, siete veces más cerca (37,6 millones de km) que la sonda Helios, la que más se había acercado al Sol hasta ahora, y medirá la actividad en su superficie externa, conocida como la corona. Los astrónomos pretenden encontrar cuáles son los procesos que hacen que la corona se caliente, y cuáles aceleran el viento solar.

La idea de estudiar el sol de cerca fue explorada por primera vez en la Universidad de Chicago en 1958, pero, hasta ahora, la NASA no tenía los materiales avanzados necesarios para hacer un viaje de estas características. La corona es, sorprendentemente, más caliente que el centro del sol y los científicos afirman que averiguar el porqué de este fenómeno es una parte clave de la misión.

La sonda, diseñada y construida en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins (EE.UU.), dará 24 vueltas alrededor del Sol a lo largo de siete años, que se contarán a partir de la llegada a su destino, a principios de noviembre de 2018. La Parker Solar Probe se moverá a 724.000 km/h. y se convertirá, por lo tanto, en la nave más veloz construida hasta ahora por el hombre.

El buen funcionamiento de los sistemas de la Parker Solar Probe depende, en gran medida, de su escudo térmico frontal, de 11,43 cm. de grosor, construido con fibra de carbono y capaz de soportar tanto la temperatura como el intenso bombardeo de radiación al que se verá sometido. A menos de tres metros tras el escudo, el resto de la nave permanecerá a temperatura ambiente. El disco solar, desde donde esta nave orbitará, se verá 23 veces más grande que en la Tierra.

La estrella alrededor de la que giramos dejará de ser tan enigmática cuando se complete esa misión. Pero si algo conocíamos del Sol es su gran potencial energético. La luz que nos llega es más que suficiente para cubrir las necesidades de toda la población, pero su aprovechamiento a este nivel de eficiencia está muy lejos de ser una realidad. Expertos de la Alianza Global de Institutos de Investigación de Energía Solar (GASERI, por sus siglas en inglés) han publicado un estudio en la revista Science que describe el camino que habría de seguirse para conseguir generar hasta 10 teravatios de energía solar en 2030.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.