Aspirina hace poco en evitar la acumulación de placa arterial

Tomar una aspirina diaria reduce el riesgo de infartos cardiacos y cerebrales, de acuerdo con la publicidad de una conocida marca de esta pastilla, que gobierna el mercado mundial. No obstante, un equipo liderado por un investigador de la Universidad de Florida Health ha encontrado que la pastilla otorga poco o ningún beneficio para los pacientes que la toman por la acumulación de placa en sus arterias, de acuerdo con una investigación publicada en la revista Clinical Cardiology.

Esta consiste en el estrechamiento de vías arteriales por la acumulación de grasa en las paredes internas de las mismas. La irregularidad en las arterias por esta razón puede dar pie a la formación de peligrosos coágulos.

Y la aspirina es supuestamente eficaz en el tratamiento de accidentes cerebrovasculares y ataques al corazón mediante la reducción de los coágulos: anualmente son producidas y vendidas 35.000 toneladas métricas de este fármaco, equivalentes a unos 100.000 millones de tabletas regulares, de acuerdo con la Fundación Internacional de la Aspirina.

Los investigadores rastrearon las historias de salud de más de 33.000 pacientes con arterias estrechadas y endurecidas por aterosclerosis y determinaron que la aspirina es marginalmente beneficiosa para aquellos que han tenido previamente un ataque cardiaco, un accidente cerebrovascular u otros problemas arteriales. Entre los más de 21.000 pacientes que habían tenido un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, el riesgo de muerte cardiovascular posterior, ataque cardíaco o accidente cerebrovascular era marginalmente menor si eran usuarios de aspirina.

Sin embargo, entre los pacientes con ateroesclerosis sin ataque cardiaco o accidente cerebrovascular previos, la aspirina no tenía ningún beneficio aparente. Entre estos, el riesgo de muerte cardiovascular, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular fue de poco más del 10% tanto para consumidores y no consumidores de la pastilla.

Los participantes tenían al menos 45 años de edad con enfermedad arterial coronaria, enfermedad cerebrovascular o enfermedad vascular periférica. Sus datos médicos fueron recolectados entre finales de 2003 y mediados de 2009.

Debido a que los hallazgos son observacionales, se necesitan más estudios que incluyan ensayos clínicos antes de declarar definitivamente que la aspirina tiene poco o ningún efecto en ciertos pacientes con aterosclerosis, dijo Anthony Bavry, MD, profesor asociado en el Departamento de Medicina de la UF College y cardiólogo, pues se trata de una terapia ampliamente recetada.

"El beneficio de la aspirina todavía se mantiene en eventos agudos como un ataque al corazón o un derrame cerebral", dijo.

Quienes sí obtuvieron algún beneficio de la aspirina fueron pacientes con alguna derivación coronaria o una endoprótesis vascular, pero sin antecedentes de emergencias cardiacas, en quienes la aspirina puede prevenir el sangrado gastrointestinal y, con menor frecuencia, sangrado en el cerebro.

En abril último, el equipo de Bavry mostró que el fármaco puede no proporcionar beneficios cardiovasculares para las personas con enfermedad vascular periférica, que causa arterias estrechadas y la reducción del flujo sanguíneo a los miembros.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.