Arqueólogos chinos descubren un templo budista sepultado durante mil años

Casi mil años después de su desaparición, un equipo de arqueólogos ha descubierto un templo escondido en el centro de Chengdu, capital de la provincia suroccidental china de Sichuan. Los expertos, científicos del Instituto de Investigación de Reliquias Culturales de Chengdu, han pasado varios meses excavando las ruinas de esta construcción, que ha estado sepultada cerca de 1.000 años, según informaba el diario West China City Daily.

Además de los cimientos del propio templo, los arqueólogos también han desenterrado alrededor de 80 tumbas antiguas que, según apuntan, datan de las dinastías Shang y Zhou, entre 1600 y 256 AC. El equipo descubrió,además, las ruinas de edificios circundantes, pozos, carreteras y zanjas; asimismo, se ha recuperado una gran cantidad de utensilios domésticos y materiales de construcción que se remontan a varios periodos de las dinastías Song (s. X-XIII) y Ming (s. XIV-XVII). Los especialistas también hallaron más de 1.000 tablas inscritas con escrituras budistas, y más de 500 esculturas de piedra, junto con azulejos vidriados.

El descubierto templo Fugan fue famoso desde la dinastía Jin del Este (317-420) hasta la dinastía Song del Sur (1127-1279). El recinto fue dañado durante varias guerras y desapareció al final de la dinastía Song, alrededor de 1279. La palabra Fugan significa sentir la bendición, y el edificio fue bautizado así después de que Daoxuan, un monje famoso en la dinastía Tang, rezara por el fin de la sequía fuera del templo y, según la creencia popular, este ritual originara la lluvia.

Chengdu se convirtió en un centro económico y cultural en el oeste de China durante las dinastías Sui y Tang. El descubrimiento del templo puede contribuir en gran medida al estudio de la propagación del budismo en el gigante asiático en esa época, aseguran los investigadores del Instituto de Investigación de Reliquias Culturales de Chengdu.

Además del budismo, a las antiguas civilizaciones chinas les debemos algo aún más universal: la cerveza. Hasta ahora, había registros escritos de la fabricación de esta bebida en China a finales dinastía Shang (entre 1250 y 1046 aC). Indican que se usaban granos malteados de mijo y cebada (o trigo, ya que se escribe con el mismo carácter en chino). Aunque muchos historiadores ya intuían que su origen era mucho más antiguo (entre 5000 y 2900 a.C.), coincidiendo con las primeras aldeas agrícolas a gran escala en esa zona. De hecho, la cebada fue domesticada sobre el 9.000 a 8.000 aC, hecho que alimenta muchas teorías de que los antiguos humanos bebían cerveza bastantes milenios antes.

Beatriz de Vera

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.