La obesidad reduce la efectividad de la vacuna antigripal, asegura estudio

Virus de la influenza tipo A bajo un microscopio electrónico. 
Sanofi Pasteur

Un equipo de científicos estadounidenses ha descubierto que la vacuna contra la influenza estacional es mucho menos efectiva en personas con obesidad que en aquellas con un peso normal. Los resultados del trabajo han sido publicados en el International Journal of Obesity.
 
La epidemia anual de la gripe afecta del 5% al 15% de la población mundial. En la actualidad, el método de prevención más fiable es la vacuna profiláctica. A su vez, la obesidad es de por sí un factor independiente de riesgo para las complicaciones de la gripe, que a veces requiere de la hospitalización del paciente por riesgo de muerte. Debido a ello, la vacuna estacional se encuentra altamente recomendada para las personas obesas. Sin embargo, hasta ahora, no ha habido un estudio específico sobre los efectos de esta vacuna para este grupo poblacional. 
 
Con el objetivo de llenar este vacío, un equipo conformado por especialistas de la Universidad Duke y la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill realizaron un estudio observacional prospectivo en 1.082 personas mayores de 18 años. Todos los participantes recibieron la vacuna de la influenza inactiva trivalente antes de las estaciones epidémicas de 2013-2014 y 2014-2015. 
 
El diagnóstico de la gripe y el síndrome respiratorio agudo grave (SRAG), un indicio de la gripe, se realizó en base a los síntomas presentados y análisis de laboratorio. También se realizó una prueba de inhibición de la hemaglutinación (HI), empleado para la estimación de anticuerpos específicos en respuesta a la vacuna.
 
De este modo, se descubrió que después de la vacunación, la gripe o el SRAG con síntomas parecidos a la gripe afectó al 9,8% de la población obesa, comparada con el 5,1% de personas con peso normal. De acuerdo a uno de los autores de la investigación, Melinda Beck, esto puede deberse a una inadecuada respuesta de los linfocitos T, los cuales proveen de una respuesta antiviral. 
 
De acuerdo a la prueba HI —test estándar para comprobar la efectividad de una vacuna—, los resultados de la síntesis y función de los anticuerpos contra la influenza (seroconversión y seroprotección) resultaron ser muy parecidos entre todos los participantes sin distinción de masa corporal o la presencia, o ausencia, de la enfermedad. Cabe señalar que estos resultados despiertan algunas dudas sobre la efectividad del valor del diagnóstico de la prueba HI en la vacuna contra la gripe, aseguran los autores. 
 
“El daño de la función celular en las personas con obesidad, a pesar de la suficiente producción de anticuerpos, puede afectar la receptividad de la vacuna contra la gripe. Por ello, necesitamos métodos alternativos para proteger a las población de infecciones estacionales y pandemias”, dijo el director del estudio, Scott Neidich.
 
Oleg Lishchuk
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.