A medida que crecemos, los amigos se hacen más importantes que la familia

Fotograma de la serie estadounidense 'How i met your mother'

Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Michigan (EE.UU.), publicado en Personal Relationships, ha encontrado que las amistades pueden tener un impacto muy alto en nuestra felicidad, e incluso en la salud general, a medida que nos hacemos mayores. De hecho, conforme pasa el tiempo, la importancia de su presencia en nuestras vidas llega a superar a la de nuestra familia.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores preguntaron a 271.053 voluntarios de todos los grupos de edad, y de casi 100 países diferentes, cuestiones referentes a las relaciones, la salud, la felicidad y la autoestima. Los resultados se compararon con los de una encuesta independiente sobre aspectos similares en la que participaron 7.481 adultos mayores de EE.UU.

El primer sondeo reveló que, en general, aquellos que valoraban tanto sus relaciones familiares como de amistad gozaban de mayor salud y felicidad. Pero, entre los participantes mayores, valorar los amigos se convirtió en un predictor más preciso de salud y felicidad que valorar a los parientes. La segunda encuesta llevó aún más lejos esta noción, al revelar que las amistades tienen una influencia mucho mayor en nuestro estado físico y emocional a medida que envejecemos. Según los investigadores, mantener un vínculo fuerte con amistades que le brindan apoyo, le reporte más bienestar que si obtiene el sostén solo de la familia.

Aunque esto tiene un reverso oscuro: según la investigación, si sus amistades se convierten en una fuente de estrés en la vejez, es más probable que experimente enfermedades crónicas, como presión arterial alta, diabetes, cáncer o enfermedad coronaria. Y en cuanto a los parientes menos cercanos, los que no son ni cónyuges ni hijos, los autores aseguran que tienen poca influencia sobre la salud y el bienestar de los individuos en la edad adulta.

Los investigadores son conscientes de que el estudio cuenta con una serie de limitaciones importantes, como lo subjetivo del auto-reporte de felicidad, o que el peso de las enfermedades crónicas, un indicador de la encuesta de personas mayores, no puede ser el mismo si se trata de presión arterial alta o cáncer. Pero los resultados, según afirman, reflejan lo que muchos de nosotros probablemente ya experimentamos, incluso antes de llegar a la vejez: nos beneficiamos de nuestros amigos porque tenemos que elegir a los que nos hacen sentir más felices, algo que no pasa con la familia, que puede llegar a ser una fuente de preocupaciones.

El hallazgo apoya un estudio similar a partir de 2005, que encontró que los australianos de 70 años de edad o más tendían a vivir mucho más tiempo si tenían amistades más fuertes. Y también, una investigación, publicada hace unos meses en Nature of Human Behaviour , afirmaba que las relaciones amicales constituyen uno de los factores más importantes en el desarrollo exitoso de la cultura humana: nos han ayudado a desarrollar la cultura acumulativa.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.