Telescopio ALMA descubre “ingrediente para la vida” cerca de una estrella parecida al Sol

Región en donde se encontró a la molécula orgánica. 
ESO/Digitized Sky Survey 2/L. Calçada

Utilizando el telescopio ALMA, dos equipos internacionales de astrónomos han descubierto que el isocianato de metilo, una compleja molécula orgánica, se encuentra presente el sistema proto estelar IRAS 16293-2422. Este descubrimiento es valioso debido a que esta molécula participa de la síntesis de péptidos y aminoácidos, elementos importantes para la existencia de la vida tal y como la conocemos en la Tierra. El trabajo de investigación está publicado en el journal Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, y su manuscrito se encuentra en el siguiente enlace del European Space Observatory. 
 
IRAS 16293-2422 es un sistema protoestelar binario, llamado “Ro Ofiuco”, y se encuentra en la constelación Ofiuco, a una distancia de 120 parsecs de la Tierra (más de 391 años luz). Los cuerpos celestes tienen una masa equivalente a la mitad del Sol y se puede suponer que en futuro se convertirán en una suerte de enanas amarillas. Los autores de la investigación obervaron el sistema con el radiotelescopio ALMA, que se encuentro en el complejo astronómico del mismo nombre ubicado en el desierto de Atacama, Chile. El año pasado, en el mismo sistema, los investigadores descubrieron la presencia de moléculas de glicolaldehído, un azúcar simple.
 
Gracias al reciente hallazgo, los investigadores han intentado descifrar cómo se pudo formar el isocianato de metilo en un medio tan frío y hostil, como es el de estas estrellas en formación. Para ello, crearon unas condiciones de laboratorio similares a las que tendrían estas moléculas en sus procesos iniciales. A pesar de la rigurosidad del procedimiento, los resultados no fueron del todo alentadores debido a que la concentración de moléculas obtenidas fue muy baja. “Deben de existir otras reacciones químicas adicionales para que se pueda formar la cantidad de moléculas orgánicas que encontramos en el descubrimiento”, dijo uno de los autores del trabajo. 
 
A pesar de que el isocianato de metilo no es la molécula orgánica más compleja desubierta en las regiones de una estrella en formación, esta presenta un interés especial debido a que participa de la síntesis de péptidos y aminoácidos, unidades estructurales de las proteínas. Sin embargo, los autores piden no llegar a conclusiones apresuradas de que todos los planetas jóvenes estarían literalmente llenos de ingredientes para la formación de la vida. “No sabemos cuál es el proceso químico. No sabemos qué tan importante es el isocianato de metilo y cómo obtiene los péptidos. Aunque es posible que este tipo de investigaciones encuentren moléculas más complejas en las constelaciones de las cuales se formaron planetas, todavía no está claro cómo se formaría la vida en los mismos”, agregaron los autores. 
 
Cristina Ulasovich

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Nuestro reportero del futuro Juan Scaliter, autor de "Exploradores del futuro" y "La Ciencia de los Superhéroes", viaja cinco años hacia adelante y nos envía la primera de sus historias sobre todo lo que presencia desde la perspectiva de una familia común y corriente.

La otra vida de Pi: el transporte del 2025

Al cumplirse casi cinco años de iniciada la pandemia, los autos privados son prohibidos, la inteligencia artificial invade el transporte, y la energía solar amenaza a la energía eléctrica

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.