Ponen en duda veracidad de investigación sobre los efectos secundarios de CRISPR/Cas9

Estructura de la nucleasa Cas9 en un complejo de ARN (rojo) y el ADN meta (amarillo).
Bang Wong / Broad Institute of Harvard and MIT

Un equipo de expertos de las compañías Intellia Therapeutics y Editas Medicine, desarrolladoras de la tecnología de edición genética CRISPR/Cas9, han publicado una severa crítica a un reciente artículo publicado en el Journal Nature Methods, del cual dimos noticia aquí. Este paper alerta sobre numerosos mutaciones no planificadas que se dan como resultado del uso de esta tecnología. Las compañías detrás de CRISPR/Cas9 presentaron sus descargos en dos medios diferentes: el portal Intellia Therapeutics y el portal de Harvard Molecular Technologies. 
 
Los autores de la publicación original condujeron una secuenciación completa del genoma de dos ratones que fueron sometidos a la tecnología CRISPR/Cas9 cuando estaban en fase cigótica. A ellos se les corrigió un defecto genético causante de ceguera. Sin embargo, al comparar los resultados de su estudio con una secuenciación similar en ratones sin modificación genética, los investigadores descubrieron que la tecnología CRISPR/Cas9 causó una serie de mutaciones genéticas no planificadas. Además, estas mutaciones exceden el límite máximo de efectos secundarios admitidos para esta tecnología. 
 
La publicación de esta noticia causó un revuelo mediático en la comunidad científica, el cual derivó en una caída del valor de las acciones de compañías que trabajan en el desarrollo de este tipo de tecnologías, como Intellia y Editas. 
 
A manera de descargo, los investigadores de CRISPR/Cas9 se enfocaron en señalar una serie de fallas en el diseño del método del estudio. En particular, critican que el estudio no realizó una secuenciación genética a los padres de los animales, quienes también fueron genéticamente modificados con CRISPR/Cas9. Este paso habría permitido calcular con mayor precisión los efectos que tiene esta tecnología en las diferencias genéticas de sus crías. Los investigadores también señalan que estudios análogos previos no encontraron el mismo número de efectos secundarios en los ratones. Además, agregan que la diferencia genética entre los ratones del experimento y los ratones de control tiene un rango de variación normal que se presenta entre ratones de una misma colonia. Finalmente, agregan que muchas de las mutaciones del estudio escapan a las capacidades de CRISPR/Cas9.
 
De este modo, los resultados del estudio original no permiten asegurar un vínculo preciso entre las mutaciones y el uso de la tecnología. El estudio crítico encontró dos fallas adicionales, las cuales que consisten en un error de identificación de genes, y unos resultados insuficientes y estadísticamente poco confiables para el número de animales evaluados.  
 
“En nuestra opinión, las conclusiones de este estudio carecen de sustento en los experimentos compartidos”, escribió Vic Myer, director de tecnología de Editas en una carta firmada por otros once científicos, entre ellos, George Church, profesor de la Universidad de Harvard, que además es cofundador y socio de la compañía. La cita ha sido publicada en el MIT Technology Review. 
 
Oleg Lishchuk
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.