Una colisión y no la atmósfera de Marte formaron los valles de Lyot

Cráter de Lyot. /David Weiss / Brown / NASA

Actualmente, Marte es un desierto congelado, más frío y árido que la Antártida. Los científicos están bastante seguros de que este ha sido su estado durante los últimos 3 mil millones de años. Eso hace que una vasta red de valles tallados en agua en los flancos de un cráter llamado Lyot (con entre 1,5 y 3 mil millones de años de antigüedad) sea uno de los misterios que envuelven a este planeta. Esta formación es el ejemplo más reciente de actividad de agua sobre la superficie del planeta, pero ¿de dónde vino toda esa agua?

Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Brown (EE.UU.) ha ofrecido lo que consideran la explicación más plausible de cómo se formaron estos surcos del valle de Lyot: la región probablemente estaba cubierta por una gruesa capa de hielo, de 20 a 300 metros de espesor, y el gigantesco impacto que formó el cráter de 225 kilómetros arrojó toneladas de ardiente roca caliente sobre esa capa de hielo, derritiendo miles de kilómetros cúbicos de agua, lo suficiente como para tallar el valle.

Para llegar a esta conclusión, publicada en Geophysical Research Letters, los científicos investigaron algunas de las hipótesis existentes: que podía haber existido una vasta reserva de agua subterránea cuando ocurrió el impacto de Lyot; que el agua, liberada por el impacto, podría haber fluido sobre la superficie a lo largo de la periferia del cráter y tallado los valles; que se hayan formado por efectos atmosféricos transitorios después del impacto de Lyot; o incluso que la colisión vaporizara toneladas de roca, que interactuaron con la atmósfera fría, produciendo una precipitación que podría haber tallado los valles.

Pero los investigadores concluyeron que ninguna de estas explicaciones parecía suficientemente probable. La razón por las que la teoría de la capa de hielo derretida por la colisión es la que encuentran más acertada, es, en parte, la escasez de cráteres secundarios en Lyot. Los cráteres secundarios se forman cuando grandes trozos de roca expulsados al aire durante un gran impacto caen de nuevo a la superficie, dejando un puñado de pequeños cráteres que rodean el cráter principal. En Lyot, hay mucho menos cráteres secundarios de lo esperado, dicen los investigadores, y esto se explicaría porque, en lugar de aterrizar directamente en la superficie, las eyecciones de Lyot aterrizaron sobre una gruesa capa de hielo.

El equipo asegura que el agua fluyó una vez sobre la superficie marciana. Se han encontrado redes de valles talladas en agua similares a las de Lyot en varios lugares. También hay evidencia de antiguos sistemas, como los de Gale Crater, donde actualmente está explorando el Curiosity de la NASA y en el Cráter de Jezero, donde podría aterrizar la próxima sonda. Sin embargo, la mayoría de estas características superficiales relacionadas con el agua se remontan muy atrás en la historia de Marte (épocas conocidas como Noéqui y Hesperia), que terminaron hace unos 4 mil millones y 3 mil millones de años respectivamente. Desde hace unos 3.000 millones de años hasta el presente, Marte ha estado en un período de sequía llamado Amazonía.

La formación de las diferentes características de Marte está en continuo estudio. Hace unos meses, una investigación publicada en Nature, arrojó luz sobre lo que ocurrió hace millones de años a la atmósfera marciana, compuesta principalmente de dióxido de carbono, y cómo es que en la actualidad queda tan poco de ella. La evidencia sugiere que Marte fue una vez un planeta más cálido y húmedo, con una atmósfera más gruesa. los científicos midieron la abundancia de isótopos de argón a diferentes alturas en la atmósfera. Debido a que los más ligeros son más fácilmente expulsados que los más pesados, alrededor del 66% de la atmósfera de Marte se ha perdido en el espacio desde que se formó. Comprender la historia de la atmósfera de Marte ayudará, según los investigadores, a explicar cómo y por qué su clima cambió, extrapolando sus resultados a procesos similares en la Tierra.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.