Los gatos no tienen que verse lindos para ser adoptados

Grumpy cat
flickr / Valeria Montana Bonavides

Tener una cara y una mirada bonita no es tan relevante a la hora de decidir si adoptar o no a un gato, según un estudio de científicos británicos, quienes analizaron un largo catálogo de expresiones faciales para llegar a esta conclusión. Es, en cambio, el comportamiento de los felinos (como frotar sus lomos y hocicos contra sus juguetes, muebles o jaula) lo que realmente da confianza a las personas a adoptarlos. Esto se pudo concluir al estudiar las dinámicas de adopción en los albergues de animales. La investigación ha sido publicada en el journal Applied Animal Behaviour Science.

Para la domesticación, los dueños se inclinan por gatos que dan más señales de sociabilización, una característica que puede medirse tanto en un comportamiento “amigable” o en una cara “infantilizada”. Hasta ahora no se había investigado qué tanto influyen las expresiones faciales de sociabilidad en la relación a sus potenciales dueños. Por otro lado, estudios anteriores hallaron, en el caso de los perros, que estos tendían a ganarse la preferencia de los dueños al levantar las cejas, algo que motivó a los investigadores a determinar si había o uno una situación similar en gatos. 
 
Por ello, un equipo de la Universidad de Portsmouth y la Universidad de Lincoln creó un catágolo completo de expresiones faciales gatunas. Para este proceso emplearon como referencia un catálogo de expresiones humanas, creado en 1978, que divide en unidades mínimas todas las expresiones del rostro hasta el más sútil movimiento muscular. El catálogo terminado fue puesto en práctica con gatos de albergues para animales, los cuales fueron filmados durante todo el tiempo en que permanecieron en su jaula para estabecer la correlación entre las expresiones faciales y el comportamiento del animal. 
 
Los resultados de la investigación demostraron que no existe un vínculo entre sus expresiones y las probabilidades de encontrar un hogar. Tampoco existe una relación de preferencia en base su sexo, edad o color. El único comportamiento que influye positivamente en la toma de decisión de su futuro dueño es la tendencia a frotarse en la pared de su jaula. Se considera que este gesto es una demostración de su posición social tanto para otros gatos, como para los humanos. 
 
Daria Spasskaya
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.