China pone a prueba su primer dron solar de gran altura

CCTV+ / YouTube

La compañía aeronáutica China Aerospace Science and Technology Corporation (CASC) ha puesto a prueba su dron no tripulado de gran altitud que opera con paneles solares. La noticia fue compartida por el portal defense-aerospace.com.
 
Los drones de gran altitud y energía solar son una clase relativamente nueva de aparatos voladores. En teoría, estas naves no tripuladas pueden mantenerse en vuelo autónomo por una duración de varios meses a una altura de algunas decenas de kilómetros, recargando energía gracias a los paneles solares desplegados sobre sus alas. Los EE.UU. y el Reino Unido ya poseen este tipo de naves, y se sabe que Rusia está desarrollando un dron similar, aunque no se ha revelado de qué manera generará energía, si por batería solar o por métodos tradicionales. 
 
La nave de la nueva prueba de CASC es el no tripulado CH-T4, que pertenece a la familia de las naves no tripuladas Chai Hong (“arcoiris”). La envergadura de esta nave es de 45 m y, durante la prueba, voló por 15 horas a una altura cercana de los 20 km. Su aterrizaje también fue exitoso.


Por ahora no se han revelado cuáles serán los usos que tendrá este dron. Sin embargo, se sabe que estas aeronaves usualmente se emplean como plataforma de comunicaciones entre grandes áreas. En una noticia previa, se supo que China está desarrollando otro dron de la serie Cai Hong: el CH-5. Esta nave, que también alcanza grandes altitudes, recuerda a la aeronave de ataque no tripulada de los EE.UU., el MQ-9 Reaper, y también sirve para trasladar distintas armas. 
 
Además de los drones de gran altura, los paneles solares también se emplean para el vuelo de aviones ligeros. Recientemente, en Suiza, se realizó el primer vuelo del avión estratosférico de dos pasajeros SolarStratos. Por su parte, el año pasado, los EE.UU. pusieron a prueba el avión VO-Substrata, desarrollado por la compañía Luminati Aerospace. Además, en 2016, el avión Solar Impulse 2, también con paneles solares, completó una vuelta alrededor del mundo. Los pilotos Bertrand Piccard y André Borschberg volaron 40 mil kilómetros, en vez de los 35 programados, en un viaje que duró 1 año, 5 meses y 17 días. 
 
Nicolás Vorontzov
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.