Un ‘tesoro’ nazi estuvo oculto en Argentina todo este tiempo

Raiders of the Lost Ark / Lucasfilm, 1981

En una habitación secreta de una casa en el barrio de Beccar, cerca de la capital de Argentina, la policía descubrió una colección de 75 artefactos nazis, el más grande de su tipo descubierto en la historia de este país. Entre los objetos se encontró un retrato en alto relieve de Adolfo Hitler, armónicas con grabados de esvásticas e instrumentos para medir el tamaño de una cabeza humana. Una revisión preliminar demostró que todos los objetos son originales nazis y posiblemente pertenecieron a altos oficiales alemanes de la II Guerra Mundial. La noticia fue compartida por la agencia AP. 
 
El descubrimiento fue hecho durante una inspección en casa de un coleccionista. Una vez en el inmueble, la policía movió un estante de libros que resultó ser la entrada a una habitación secreta: un lugar lleno de objetos de parafernalia nazi. En él se hallaron lupas, relojes de arena, estatuillas de águilas con esvásticas, instrumentos médicos y fotografías viejas. Tampoco faltaron los juguetes para niños: armónicas con símbolos del Tercer Reich.
 

 
La policía todavía no ha podido determinar cómo es que los artefactos terminaron en Argentina. Aunque una versión, que es la que siguen los investigadores y la comunidad judía de ese país, afirma que los objetos fueron traídos por los nazis después de la II Guerra Mundial, cuando el país sudamericano se convirtió en un refugio para criminales de guerra como Josef Mengele, el médico alemán que realizó experimentos médicos en el campo de concentración de Auschwitz. 
 
Una de las piezas con mayor importancia histórica es una foto de Hitler sosteniendo un lente de aumento similar a aquellos encontrados en las cajas. Los periodistas presentes durante la presentación pudieron ver la foto, sin embargo no se les autorizó el hacerla pública.

 

 

En 2015, en Luneburgo, Alemania, se descubrió un escondite nazi con monedas de mediados del s. XX. Un cazador de tesoros y arqueólogo amateur encontró las 217 monedas de oro (con un peso de 14 kg) envueltas con un papel que tenía inscrita la palabra ‘Reichsbank’. Se presume que estas fueron enterradas por un empleado del banco alemán de la época. 
 
Erika Efremova
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.