Una galaxia ‘muerta’ desafía nuestro conocimiento del Universo

La galaxia MACS2129-1, a la derecha, comparada con la Vía Láctea. /NASA, ESA, and Z. Levy (STScI)

Astrónomos de la NASA han descubierto el primer ejemplo de una galaxia, la MACS2129-1, compacta pero masiva, que dejó de fabricar estrellas pocos millones de años después del Big Bang. El descubrimiento de resulta importante porque su mera existencia es algo que desafía todo lo que sabemos, o creíamos saber, sobre cómo se forman y evolucionan las galaxias masivas que nos rodean en la actualidad, dicen los investigadores.

Cuando el telescopio Hubble fotografió la galaxia, los astrónomos esperaban ver una bola caótica de estrellas formadas en su interior. En su lugar, encontraron un disco aplanado, similar en forma a nuestra Vía Láctea y, lo que es más, completamente inactivo. Es la primera vez que se consigue observar el centro de una galaxia muerta tan antigua y con este tipo de estructura.

Esta es la primera evidencia observacional directa de que al menos algunas de las primeras galaxias llamadas "muertas" -donde la formación estelar se detuvo- evolucionan de alguna manera de un disco en forma de Vía Láctea a las galaxias elípticas gigantes que vemos hoy. En concreto, MACS2129-1 es tres veces más masiva que la Vía Láctea y gira sobre sí misma al doble de velocidad, aunque solo tiene la mitad de su tamaño. Los astrónomos han conseguido determinar su masa estelar, la tasa de formación de nuevas estrellas y la edad de las existentes.

Esto supone una enorme sorpresa, porque las galaxias elípticas contienen estrellas muy viejas, mientras que las galaxias espirales suelen contener un gran número de estrellas jóvenes y azules. Sin embargo, la evidencia no deja lugar a dudas: por lo menos algunos de estos discos galácticos muertos han conseguido transformarse y resurgir de sus cenizas. Y no solo han cambiado su estructura, sino también las trayectorias de sus estrellas para adoptar la forma de galaxias elípticas.

La razón por la que esta galaxia dejó tan pronto de fabricar estrellas se desconoce. Podría ser el resultado de un núcleo galáctico muy activo, con enormes cantidades de energía brotando del agujero negro supermasivo central, capaz de inhibir el proceso de formación estelar sobrecalentando el gas o, incluso, expulsándolo fuera de la propia galaxia. O también podría ser el resultado de una masa de gases fríos fluyendo sobre la galaxia y siendo rápidamente comprimidos y calentados, evitando así que se creen nubes de formación de estrellas.

Estudios anteriores indicaban que la estructura de estas formaciones era similar a la de las galaxias elípticas cercanas en las que terminan evolucionando. Pero confirmar esta hipótesis se requiere de telescopios mucho más potentes de los que existen en estos momentos. Sin embargo, y gracias al fenómeno de lente gravitacional, que permite amplificar los objetos muy lejanos cuando su luz pasa a traves de cúmulos galácticos muy masivos, el telescopio espacial Hubble ha conseguido enfocar uno de estos primitivos y misteriosos objetos. 

Ya somos capaces de poner el ojo en las galaxias vecinas, pero aún hay misterios en la nuestra que traen a los científicos de cabeza. Un equipo de astrofísicos internacionales dirigido por la Universidad Nacional Australiana (ANU, por sus siglas en inglés) ha descubierto cómo se forma la mayor parte de antimateria en nuestra galaxia. La antimateria es una forma de materia compuesta por antipartículas (en contraposición a la materia común que está compuesta de partículas). ¿Y qué son las antpartículas? Una partícula que posee la misma masa, el mismo espín, pero distinta carga eléctrica. Por ejemplo, un antielectrón (un electrón con carga positiva, también llamado positrón) y un antiprotón (un protón con carga negativa) podrían formar un átomo de antimateria, de la misma manera que un electrón y un protón forman un átomo de hidrógeno. Se había detectado que los niveles de antimateria en la Vía Láctea eran muy altos, pero hasta ahora, no se sabía dónde ni por qué se generaban.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.