El borrado selectivo de recuerdos se abre paso en este experimento

¿Recuerdas a Jim Carrey tratando de borrar todos sus recuerdos de Kate Winslet en “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos”, a fin de superar la imposibilidad de su romance? El fantástico método de lavado cerebral selectivo planteado en la película de 2004 de Michel Gondry no está tan alejado de la realidad.

Un estudio realizado por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Columbia (CUMC) y de la Universidad McGill revela que diferentes tipos de recuerdos almacenados en la misma neurona del caracol marino Aplysia —conocido como liebre de mar, por su gran tamaño entre las babosas marinas— pueden ser eliminados selectivamente. El estudio fue publicado por Current Biology.

Los resultados sugieren que puede ser posible desarrollar fármacos para eliminar los recuerdos que desencadenan la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático (TEPT), sin afectar a otros recuerdos.

Eventos emocionales extremos o traumáticos pueden generar múltiples memorias codificadas, incluyendo recuerdos de cualquier información incidental presente durante, aunque no necesariamente relacionada con, el evento. En el caso de una experiencia traumática, la información incidental, o neutral, puede desencadenar ataques de ansiedad mucho tiempo después de que el evento se haya producido, dicen los investigadores. Por ejemplo, si uno es asaltado a bordo de un taxi, volver a ver, por ejemplo, una pegatina igual a la que llevaba el vehículo en el parabrisas puede desencadenar episodios de ansiedad posteriormente al atraco.

Samuel Schacher, profesor de neurociencia en el Departamento de Psiquiatría del CUMC y coautor del artículo, señala que uno de los objetivos de la investigación es “desarrollar estrategias para eliminar las memorias no asociativas problemáticas que pueden ser estampadas en el cerebro durante una experiencia traumática sin dañar los recuerdos asociativos, lo que puede ayudar a las personas a tomar decisiones informadas” en base a su experiencia, sin verse afectadas por la ansiedad producida por el recuerdo.

Los cerebros crean recuerdos a largo plazo, en parte, al aumentar la fuerza de las conexiones entre las neuronas y mantener esas conexiones a través del tiempo. Investigaciones previas sugirieron que el aumento en la fuerza sináptica en la creación de memorias asociativas y no asociativas comparten propiedades comunes. Esto sugiere que la eliminación selectiva de las memorias sinápticas no asociativas sería imposible, porque para una neurona, un único mecanismo sería responsable de mantener todas las formas de recuerdos sinápticos.

El nuevo estudio probó esa hipótesis estimulando dos neuronas sensoriales conectadas a una única neurona motora del caracol marino Aplysia; una neurona sensorial fue estimulada para inducir una memoria asociativa y la otra para inducir una memoria no asociativa.

Mediante la medición de la fuerza de cada conexión, los investigadores encontraron que el reforzamiento de dicha conexión producida por los diferentes estímulos se mantuvo por una forma diferente de una molécula de la proteína Kinasa M (PKM) (PKM Apl III para la memoria sináptica asociativa y PKM Apl I para la no asociativa). Encontraron que cada recuerdo podía ser borrado sin afectar al otro, bloqueando una de las moléculas de PKM.

Además, encontraron que las memorias sinápticas específicas también pueden ser borradas mediante el bloqueo de la función de distintas variantes de otras moléculas que ayudan a producir PKM o protegerlos de romper.

El experimento, aunque aplicado a un gasterópodo, es prometedor para su aplicación en humanos, ya que la Aplysia y los vertebrados tienen versiones similares de las proteínas PKM en la formación de recuerdos a largo plazo.

"El borrado de memoria tiene el potencial de aliviar el trastorno de estrés postraumático y los trastornos de ansiedad eliminando la memoria no asociativa que causa la respuesta fisiológica adaptativa", dice Jiangyuan Hu, PhD, investigadora asociada en el Departamento de Psiquiatría del CUMC y coautora de la papel. "Al aislar las moléculas exactas que mantienen la memoria no asociativa, podemos ser capaces de desarrollar fármacos que puedan tratar la ansiedad sin afectar la memoria normal del paciente de eventos pasados".

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.