¿Un carril de velocidad exclusivamente para los autos no tripulados?

Hyperlane
University of California at Berkeley

Un equipo de la Universidad de California en Berkeley ha propuesto seccionar las autopistas actuales de California para proveer de un carril exclusivo a los vehículos autónomos. Tal como señala el portal Inverse en su artículo, los investigadores detrás de este proyecto creen que en el futuro, cuando los vehículos no tripulados sean de uso masivo, este sistema permitirá aliviar el tráfico y aumentar la velocidad del flujo vehicular. 

Una de las mayores causas de congestión de las vías modernas son los propios conductores. Los seres humanos no siempre pueden calcular las condiciones del tráfico de manera correcta y mantener una velocidad óptima, lo cual hace que el flujo sea más lento en unos carriles y más rápido en otros. Además de esto, algunos conductores simplemente no cumplen con las reglas de tránsito. La suma de estos factores son los grandes generadores de atascos. 

De acuerdo a los investigadores, los vehículos no tripulados podrán ir por su carril exclusivo a una velocidad de 190 km/h. El flujo será controlado por un sistema central. Como no podía ser de otro modo, el proyecto se denomina Hyperlane. Los expertos estiman que la infraestructura de este sistema costará 12 millones por cada milla (1.6 km).

Una vez dentro de los carriles Hyperlane, los vehículos no tripulados se comunicarán entre si por una red de 5G. En ella, su velocidad y flujo vehicular serán controlados por computadora. 

En diciembre del año pasado, la compañía británica PLP Architecture presentó un proyecto de túneles subterráneos para vehículos no tripulados denominado CarTube. De acuerdo a los desarrolladores, el sistema permitirá que estos carros puedan desplazarse entre los puntos predeterminados, llevando a más personas.  

Según las estimaciones de la compañía, este sistema podría llevar hasta 40 mil personas por hora, en comparación a las 18 mil que lleva el sistema londinense actual de transporte de alta velocidad, Crossrail. 

El proyecto CarTube implica la creación de una red de túneles que unirán distintas regiones de Londres y los suburbios. Se anticipa que este túnel también será utilizado por vehículos no tripulados, los cuales, una vez bajo tierra, serán transferidos a un sistema de control central. 

Basilio Sychev
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.