Chernobyl quedó afectado por ransomware Petya

(Foto: Wikimedia Commons)

El reciente ataque ransomware Petya ha dejado al descubierto las falencias en seguridad que muchas empresas y oficinas gubernamentales en Europa mantenían incluso luego de los sucesos de WannaCry.

Tan solo en Ucrania, donde parece haberse generado el brote del virus, se han visto comprometidos el banco central, oficinas de telecomunicaciones estatales, el metro municipal y el aeropuerto Boryspil de Kiev. Los sistemas de Ukrenego, principal proveedor de electricidad ucraniano, también se han visto afectados.

Zona de confinamiento en la accidentada planta (Wikimedia Commons).

A la luz de todo ello, también se han visto afectados los sistemas de monitoreo de la planta nuclear de Chernobyl, cerrada desde que en 1986 su reactor número 4 colapsara en uno de los accidentes nucleares más graves de la historia.

Petya ha afectado incluso la página web de la central de Chernobyl, donde se incluía información sobre el accidente y sobre los niveles de radioactividad en la zona de exclusión (la región de 30 km alrededor del lugar que quedó inhabitable). De hecho, las autoridades la Agencia Estatal en Administración de la Zona de Exclusión han tenido que señalar en un comunicado, del que dan cuenta varias agencias noticiosas internacionales que "debido a la desconexión temporal de los sistemas Windows, la monitorización de la radiación del sitio industrial se está llevando a cabo manualmente".

Monumento a los que controlaron el desastre; atrás, el edificio del reactor 4 (Wikimedia Commons).

Un representante de la agencia dijo a Reuters que solo los controles de radiación del personal que entraba y salía de la zona se hacían manualmente, mientras que todos los demás se llevaban a cabo de manera normal. "Todos los sistemas tecnológicos de la estación están funcionando normalmente", dijo la agencia.

La zona de exclusión se ubica cerca de Pripyat, una ciudad a poco más de 100 km de Kiev, la capital de Ucrania, donde han brotado los ataques de Petya. Al lugar acuden cientos de obreros a diario, para cumplir las labores de limpieza del desastre dejado por la explosión de hidrógeno ocurrida en el accidente.

Parque de diversiones abandonado en la zona de exclusión (Wikimedia Commons).

La planta, a fin de enfriar sus reactores, producía mediante hidrólisis su propio hidrógeno. Durante un simulacro de corte de energía a fin de evaluar la capacidad de respuesta de la planta, el reactor 4 registró un súbito aumento de energía sin que pudiera enfriarse correctamente. Uranio, boro, europio, erbio, circonio y grafito fueron expulsados al ambiente producto del suceso. Los restos del material radioactivo en el lugar lo han dejado no apto para ser habitado por una cantidad indeterminada de año, según algunos científicos más de 20.000.

Hubo 31 muertes registradas por el hecho, más de 100.000 desplazados y cientos de casos de residentes cerca de la zona de exclusión con cáncer y otros males producto de la radiación.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.