Una provincia china funciona durante una semana solo con energía verde

Provincia de Qinghai. /Wikimedia Commons

Para acabar con el escepticismo que existe sobre la posibilidad de que la energía renovable pueda abastecer todas nuestras necesidades energéticas en un futuro, durante una semana, entre el 17 y el 23 de junio de 2017, la provincia china de Qinghai funcionó únicamente con energía verde. Según la agencia estatal de noticias Xinhua, las necesidades energéticas de sus 5,2 millones de habitantes fueron cubiertas con fuentes de energía renovable, incluyendo energía solar, eólica e hidroeléctrica.

Lo cierto es que las cifras no han sido verificadas de forma independiente todavía, pero según las fuentes oficiales chinas, durante la semana de prueba, el consumo de electricidad ascendió a 1.100 millones de kilovatios hora (kWh), lo que habría requerido alrededor de 535.000 toneladas de carbón. Afirman también que la energía hidroeléctrica representó alrededor del 72,3% del total. Este hito en la historia del uso de energía limpia era parte de un ensayo, llevado a cabo por la Corporación Estatal de Red de China, diseñado para demostrar que los combustibles fósiles no son necesarios para producir las futuras necesidades energéticas.

La provincia de Qinghai ya depende en gran medida de las energías renovables, tiene una capacidad total instalada de 23,4 millones de kW de los que el 83,8% provienen de energía solar, eólica e hidroeléctrica. De confirmarse, esta prueba apoyaría la idea de que una gran red eléctrica es capaz de permanecer estable sin necesidad de carbón o gas para suministrar energía. De hecho, aseguran que las empresas en Qinghai no experimentaron fluctuaciones en el poder durante esa semana.

Según la Administración Nacional de Energía de China, el país planea invertir 2.5 mil millones de yuanes (366.000 millones de dólares) en tecnologías de energía renovable para 2020, creando potencialmente más de 13 millones de puestos de trabajo, y colocando a China en la vanguardia de la tecnología de energía renovable.

En su evidente viraje hacia la conservación medioambiental, el gigante asiático también ha puesto en marcha la creación en Liuzhou, provincia de Guangxi,de la primera Ciudad bosque, hogar de una comunidad de alrededor de 30.000 personas para luchar contra la contaminación.

Proyecto de Ciudad bosque. /Stefano Boeri Architetti

Diseñado por Stefano Boeri Architetti, un equipo que desarrolla proyectos verdes en todo el mundo, estará cubierta de vegetación, con casi un millón de plantas de más de 100 especies y 40.000 árboles que juntos absorberán casi 10.000 toneladas de dióxido de carbono y 57 toneladas de contaminantes, además de producir aproximadamente 900 toneladas de oxígeno al año. Se prevé que ayude a disminuir la temperatura promedio del aire, mejorar la calidad del aire local, crear barreras contra el ruido, generar hábitats y favorecer la biodiversidad local en la región. Además, será autosuficiente, y funcionará con fuentes de energía renovables como energía geotérmica y solar. Se estima que el proyecto esté terminado en 2020.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.