Los cielos despejados de verano están derritiendo Groenlandia

Fiordo helado de Ilulissat. /Wikimedia Commons

Un equipo de científicos, dirigido por la Universidad de Bristol (Reino Unido), ha descubierto que una marcada disminución de la cobertura de nubes de verano durante los últimos 20 años ha acelerado significativamente la fusión de la capa de hielo de Groenlandia (Dinamarca).

Los hallazgos, publicados en Science Advances, muestran que una menor cobertura de nubes y más sol de verano está provocando que la radiación solar alcance la superficie terrestre proporcionando más energía para la fusión. Utilizando datos de satélites de observación terrestre y modelos climáticos de alta resolución, los autores encontraron una disminución constante en la cobertura de nubes de verano desde la década de los 90.

El estudio muestra que una reducción de solo el 1% en la cubierta de estas nubes provoca el derretimiento de 27 gigatoneladas de hielo de la capa que cubre Groenlandia, lo que equivale aproximadamente al suministro anual de agua de los Estados Unidos, o 180 millones de veces el peso de una ballena azul. En total, los investigadores descubrieron que Groenlandia ha perdido un total de 4.000 gigatoneladas de hielo desde 1995, por lo que se ha convertido en el principal contribuyente al aumento global del nivel del mar. Concretamente, el impacto del aumento del sol durante el verano explica las dos terceras partes del deshielo en Groenlandia en las últimas décadas.

El equipo también informó de que el cambio climático ha encontrado una segunda vía para aumentar la fusión de Groenlandia, lo que se suma al efecto de las temperaturas más altas: "Estamos observando cambios en los patrones de circulación atmosférica [movimiento del aire atmosférico a gran escala] sin precedentes en el registro de observaciones, que se remonta a 1850. Esto lleva a que el sol brille con más frecuencia y a que mayores cantidades de energía solar alcancen la superficie de la capa de hielo".

El pasado diciembre, se conocía que, por segundo año consecutivo, el año cerraba con temperaturas extraordinariamente altas en las zonas cercanas al Ártico. Los expertos explicaron que el agotamiento de la capa de hielo marino al este del Mar Nórdico ayudaba a crear un pasaje para el aire caliente. Los niveles de hielo marino ártico tocaron fondo en 2016: en noviembre, época habitual para un aumento en la masa de hielo en la zona, se registraron pérdidas de más de 30.000 km cuadrados de la capa, de acuerdo con el National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) estadounidense.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.