La edición genética podría acabar con los mosquitos

El mosquito podría tener los días contados. /Pixabay

Utilizando la técnica de edición de genes CRISPR / Cas9, científicos de la Universidad de California, Berkeley, y la Universidad de California, Riverside, (EE.UU.) han descubierto una nueva forma de limitar la multiplicación de los mosquitos portadores de enfermedades, algo que podría acabar con la transmisión de enfermedades como zika y la malaria en continentes enteros.

La investigación, publicada en Scientific Reportsmuestra que, mediante la modificación de la codificación genética de los mosquitos para lograr tasas de fertilidad más bajas, y el control del modo en el que se transmiten estos genes a través de generaciones, se puede eliminar a especies de forma selectiva. El éxito de la técnica se demostró en moscas de la fruta, pero los investigadores creen que esta tecnología podría utilizarse en mosquitos en la próxima década, a la espera de aprobación pública y reglamentaria.

Estudios previos han demostrado que los impulsos genéticos pueden dar como resultado hasta un 99% de descendencia heredera de genes editados, pero los individuos inmunes al impulso genético causan un rebrote de la población (ante la menor competencia con otros machos por las hembras), lo que haría imposible eliminar enfermedades en grandes áreas. Según los investigadores, lo que hace que el enfoque sea tan exitoso es que para solucionar este problema CRISPR / Cas9 se utiliza para hacer varios cambios de código genético a la vez, usando la llamada multiplexación, una técnica que permite que múltiples fragmentos amplificados se ejecuten de manera simultánea, para así ajustar varias partes de un gen a la vez, reduciendo las posibilidades de un rebote.

Hay mucho que investigar antes de que se vean resultados, y las limitaciones no son solo técnicas. No todo el mundo opina que sea una buena idea eliminar ciertas especies animales, incluso si son tan peligrosas para los seres humanos como el mosquito. Lo que la nueva investigación muestra, sin embargo, es que la multiplexación combinada con CRISPR / Cas9 da a los científicos una herramienta que es a la vez muy precisa y capaz de afectar a un gran número de especies.

Y afirman que si la técnica se puede adaptar a los mosquitos, los beneficios podrían ser significativos. La malaria, enfermedad transmitida por este insecto, por sí sola representa alrededor de 429.000 muertes cada año en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, el 40% de la población mundial está en riesgo de sufrir la picadura de la especie Aedes Aegyptis y contraer dengue, producto de ello. De acuerdo con la OMS, cada año se registran en todo el planeta 390 millones de contagios en zonas urbanas y semi-urbanas de climas tropicales y sub-tropicales, donde que el principal vector de la enfermedad prospera. El dengue puede causar fiebre, erupciones cutáneas y dolores de cabeza hasta sangrados severos que pueden acabar con la vida del infectado. La infección no proporciona inmunidad a las otras tres cepas del dengue, por lo que un individuo puede contagiarse más de una vez.

De todos modos, los investigadores reconocen, que también será necesario un estudio exahustivo para evaluar las consecuencias medioambientales y en la salud a largo plazo que podría tener la extinción de este insecto.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.