Por si hacía falta aclararlo: la menstruación no afecta a la inteligencia

La menstruación está rodeada de mitos que afectan a las mujeres. /Kinkate

La menstruación no es solo un tema que aún se lleva en secreto, que se habla en voz baja o se esconde deliberadamente como si fuera una anomalía o una enfermedad. Este estigma viene acompañado de una serie de mitos y aseveraciones, catalogadas en muchos casos de científicas, que rodean a la regla y perjudican a las mujeres. Y de entre ellos, el más extendido y, quizá de los más nocivos, es que durante los días que dura el período, la capacidad intelectual de las mujeres merma. Por muy ridículo que suene esta afirmación, lo cierto es que la ciencia ha tenido que ponerse manos a la obra para extirpar el mito de una vez por todas. Un nuevo estudio recién publicado en Frontiers in Behavioral Neuroscience niega rotundamente que el intelecto se vea afectado por la menstruación.

Científicos de la Escuela de Medicina de Hannover (Alemania) y el Hospital Universitario de Zúrich (Suiza) examinaron tres aspectos de la cognición a través de dos ciclos menstruales de 68 mujeres y encontraron que los niveles de estrógeno, progesterona y testosterona en su sistema no tenían ningún impacto en su memoria, sesgo cognitivo o capacidad de prestar atención a dos cosas a la vez. Si bien algunas hormonas se asociaron con cambios a lo largo de un ciclo en algunas de las mujeres participantes, estos efectos no se repitieron en el siguiente ciclo. En general, ninguna de las hormonas estudiadas por el equipo tuvo un efecto repetible y consistente en la cognición de los participantes del estudio.

"Como especialista en medicina reproductiva y un psicoterapeuta, trato con muchas mujeres que tienen la impresión de que el ciclo menstrual influye en su bienestar y desempeño cognitivo", cuenta la autora principal del estudio, Brigitte Leeners. Preguntándose si esta evidencia anecdótica podría ser científicamente probada (y cuestionando la metodología de muchos estudios existentes sobre el tema) el equipo se propuso arrojar algo de luz sobre este controvertido tema.

El estudio utiliza una muestra mucho más grande de lo habitual, y (a diferencia de la mayoría de los estudios similares) sigue a las mujeres a través de dos ciclos menstruales consecutivos. Las mujeres se sometieron a un seguimiento detallado para investigar los cambios en tres procesos cognitivos, en diferentes etapas del ciclo menstrual. El equipo buscó diferencias en el desempeño entre individuos y cambios en el desempeño de los individuos en el tiempo, y no encontró ninguno.

Por lo tanto, los cambios hormonales relacionados con el ciclo menstrual no muestran ninguna asociación con el rendimiento cognitivo, aunque puede haber excepciones individuales, el desempeño cognitivo de las mujeres en general no se altera por los cambios hormonales que se producen con el ciclo menstrual. Los investigadores advierten, sin embargo, de que hay más trabajo por hacer. Aunque este estudio representa un avance significativo, muestras más grandes de mujeres con trastornos hormonales y pruebas cognitivas adicionales proporcionarán una imagen más completa de la forma en que afecta al cerebro el ciclo menstrual. Mientras tanto, la profesora Leeners espera que este trabajo ayude a cambiar mentalidades acerca de la menstruación.

Además, las investigaciones en torno a la regla son cruciales para la salud femenina. Un tercio de mujeres sufre de sangrado menstrual profuso –perdiendo más de 80 mililitros de sangre durante su período- al menos una vez en sus vidas. Aunque se suele culpar a las diferencias anatómicas individuales, la razón responde a los bajos niveles de la proteína HIF1, según un reciente descubrimiento de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido).

Esta proteína activa otros genes cuando los niveles de oxígeno caen –algo usual en el útero durante el periodo menstrual– desempeñando el rol de sanar el vientre. Se concluyó que las mujeres que sufren del sangrado profuso tienen niveles de esta proteína mucho más bajos, y se espera que este hallazgo ayude a alcanzar tratamientos más precisos. En la actualidad, muchas féminas combaten este problema con la píldora anticonceptiva, con efectos colaterales que algunas pueden encontrar incómodos.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.