Camillo, el ‘sex symbol’ de los bonobos, es padre del 60% de la nueva generación

Un chimpancé onobo en pose seductora. /Wikimedia Commons

Los chimpancés bonobos son famosos por congregarse en una suerte de comunas hippies en las que se proclama el amor libre. Sin embargo, un nuevo estudio publicado en Current Biology, ha descubierto que, a pesar de las relaciones de amistad entre los sexos, algunos machos tienen una sorprendente ventaja con respecto a los demás cuando se trata de engendrar descendencia. Es decir, las hembras bonobo (Pan paniscus) se reproducen con el macho más atractivo. De hecho, los investigadores encontraron en un grupo que un macho bonobo fue padre de más del 60% de la siguiente generación.

El individuo en cuestión se llama Camillo, y es considerado por los investigadores del Instituto Max Planck para la Evolución Antropológica (Alemania) como el Brad Pitt del grupo. Pese a que las hembras tienen libertad para elegir al macho con el que copulan, la mayoría opta por aparearse con este irresistible macho alfa. Los resultados muestran que el sesgo reproductivo (el grado en que un solo macho engendra prole en comparación con otros muchos) es mucho más alto entre los bonobos que en el resto de chimpancés, que crean sociedades dominadas por individuos masculinos mucho más agresivos. 

Los investigadores habían planteado la hipótesis de que la libertad de las hembras bonobo de elegir a sus parejas significaría una distribución más equilibrada de la paternidad entre los varones del grupo, pero tras analizar la paternidad de 24 individuos de la especie durante 12 años (de 2002 a 2013) en una comunidad bonobo de la República Democrática del Congo, los científicos descubrieron que la inclinación hacia ciertos machos en concreto es más evidente que en los otros chimpanchés, donde los machos adultos pueden obligarlas a aparearse. Parece que la opinión de las hembras bonobo tiene un papel mucho más importante de lo que se creía, pues hasta ahora se atribuía a esta especie de chimpancé un gran éxito en el apareamiento debido a sus estrechas relaciones de amistad con las hembras y su falta de agresividad.

Pero puede haber otros factores en juego, dicen los investigadores. En comparación con los seres humanos y los chimpancés, los bonobos tienden a pasar más tiempo como un grupo más grande. En ese entorno, los varones de menor rango podrían tener menos oportunidades de pasar tiempo a solas y copular con hembras. Según los investigadores, pese a que considern que se encuentran ante un descubrimiento sorprendente, los hallazgos se han hecho solo en un solo grupo de bonobos, por lo que será importante averiguar si la misma inclinación se presenta en otros.

Similitudes en el ADN hacían sospechar a los científicos que, de todos los primates que existen, el más cercano al Homo Sapiens era el bonobo (pan paniscus) y no el chimpancé común (pan troglodytes). Un trabajo publicado en la revista Scientific Reports, indica que la musculatura de los bonobos está más estrechamente relacionada con la anatomía humana que la de los chimpancés, es decir, que sus músculos han evolucionado menos a partir del antepasado que tenemos en común. Los científicos creen que el linaje de los humanos modernos y el que dio lugar a los chimpancés y bonobo se dividieron hace unos 8 millones de años y que, tras esta separación, los chimpancés y los bonobos desarrollaron diferentes rasgos y características físicas, incluso permaneciendo geográficamente cerca, cada especie a una orilla del río Congo.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.