El primer automóvil con biocombustible de whisky

Automóvil modelo Ford Focus antes de la prueba del biocombustible.
Celtic Renewables

La startup escocesa Celtic Renewables ha iniciado las pruebas del biocombustible fabricado con los deshechos de la producción de whisky. La compañía asegura que se trata del primer automóvil del mundo que funciona con este tipo de combustible. De acuerdo a las fuentes de BBC News, el vehículo de la prueba tuvo un primer viaje exitoso. 

Los biocombustibles son considerados como más ecológicos y potencialmente más económicos que los combustibles de hidrocarburo. Hoy en día existen varios métodos de producción de biocombustible, pero la mayoría de estos métodos emplea materiales de origen vegetal que se fermentan hasta formar alcoholes etanol o butanol, este último, empleado como combustible. 

Por su parte, el butanol es considerado como el reemplazo más cercano a la gasolina, ya que la energía de ambos es similar. En el Reino Unido se vende biocombustible de butanol desde 2007 como un suplemento del combustible tradicional. Pero en las recientes pruebas llevadas a cabo por la compañía escocesa Celtic Renewables, los carros usaron biocombustible al 100%.

No se ha especificado qué tipo de carros se han usado en la prueba, pero por las fotos se puede deducir que se trata del Ford Focus. El biobutanol usado como combustible se obtuvo por la fermentación de los restos de la producción de whisky: una mezcla de harina de malta y agua. 

La compañía asegura que el biobutanol de su producción puede ser usado como reemplazo total a los combustibles convencionales de hidrocarburos. Asimismo, la startup propone organizar la producción de este biocombustible a gran escala en Escocia, ya que tendrá un costo relativamente bajo, aunque no se han dado detalles de  la inversión.

La fabricación anual de whisky escocés produce más de 750 mil toneladas de residuos del fondo y 2 millones de litros del destilado anterior al whisky final. La startup ha recibido un fondo de 9 millones de libras esterlinas del gobierno de Escocia (11.6 millones de dólares US) para construir la fábrica de demostración. 

En abril del año pasado, la administración de la aviación civil de los EE.UU. aprobó el uso de biocombustibles derivados del alcohol en aviones de uso comercial. El reglamento dispone que un avión de pasajeros puede usar una mezcla de biocombustible con combustible convencional en un proporción de 30 a 70, respectivamente. 

Basilio Sychev

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.