Corazón artificial ultrasuave impreso en 3D funciona como uno real [VIDEO]

ETH Zürich / YouTube

Un equipo de investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (ETH Zurich) ha creado un corazón artificial plenamente operativo. El prototipo presentado pesa 390 gr y dura unas 3 mil pulsaciones. La investigación ha sido publicada en el journal Artificial Organs.

Decenas de millones de personas en el mundo sufren de insuficiencia cardíaca y otras enfermedades y síndromes cardiovasculares. El trasplante de corazón es una alternativa para los casos en que la vida del paciente corre peligro, pero la disponibilidad de donantes es siempre muy limitada. Por ello, las investigaciones buscan la manera de desarrollar válvulas artificiales que se puedan colocar con éxito en el organismo del paciente y que duren el tiempo suficiente como para que su organismo resista hasta la llegada un donante de corazón adecuado. 

La tecnología creada por el equipo de investigadores de ETH permitirá tener un corazón artificial lo más parecido posible en tamaño, funciones y suavidad al corazón real del paciente. Además, las válvulas creadas para el proyecto permiten ampliar el horizonte para las operaciones de reemplazo de partes del corazón. 

Este aparato tiene dos ventrículos separados por una cámara especial, el cual cumple una función análoga a los músculos cardíacos, contrayéndose y expandiéndose. Debido a que en los ventrículos de la entrada se instalaron válvulas, la cámara se infla y desinfla periódicamente, permitiendo que el fluido pueda pasar por el corazón.

El implante fue creado con ayuda de una impresora en 3D. Una vez obtenida la forma del órgano deseado, se le aplicó una capa de silicona. Para realizar una prueba, los investigadores usaron un fluido con una viscosidad similar al del corazón. 

El material del implante solo puede proveer de 3 mil latidos al corazón artificial, es decir, menos de una hora de pulsación normal. Sin embargo, este resultado no desalienta a sus creadores, ya que la satisfacción está en la creación de un concepto de un corazón artificial que sí funciona. En el futuro, se desarrollará una nueva versión que permitirá tener el corazón operativo por más tiempo. 

En 2016, un equipo de investigadores de los EE.UU. presentó una bioimpresora que crea órganos de hidrogel con una gran concentración de células vivas. También, otro grupo de investigación pudo imprimir en 3D músculos con sensores que registran la intensidad de los latidos.

Gregory Kopiev
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.