Este nuevo dispositivo portátil detecta células tumorales

Células tumorales. /Wikipedia

Los pacientes que padecen cáncer requieren de un seguimiento continuo mientras dura el tratamiento, con el fin de evaluar la evolución de la enfermedad y la eficacia de la terapia. Este control se hace con técnicas de imagen y biopsias, que son invasivas y no siempre dan resultado. Pero ahora, investigadores de la Universitat Rovira i Virgili (URV), en colaboración con el Departamento de Oncología Clínica del Hospital Universitario HM Torrelodones (ambos centros en España), han patentado un dispositivo portátil que permite hacer un seguimiento del cáncer de forma rápida, económica, eficaz y poco agresiva . El aparato cuantifica el número de células tumorales que hay en una muestra de sangre de una en una y en tiempo real, mejorando la eficiencia del seguimiento, tratamiento y diagnóstico del cáncer.

Este método, fruto de una investigación publicada en Scientific Reports, integra dos sistemas: uno de flujo y otro óptico. En el primero, fluyen alineadas las células de una muestra de sangre. Y desde el sistema óptico, constituido por dos fibras ópticas (un diodo láser y un fotodetector), se analizan y se cuentan separadamente las cancerígenas y las que no lo son, informando del estado de evolución de la enfermedad. El aparato se ha probado con éxito en pacientes con cáncer de mama con metástasis en diferentes grados y progresiones, aunque puede aplicarse a otros tumores si se seleccionan diferentes anticuerpos al analizar la muestra de sangre.

Este dispositivo es altamente sensible y no requiere recurrir a la cirugía ni a la radiactividad, por lo que mejora la calidad de vida del paciente que debe someterse constantemente a este tipo de pruebas. Además, permite identificar el cáncer con antelación y hacer un seguimiento de los tumores con resultados más efectivos, según sus creadores. Se ha patentado con extensión internacional y actualmente se negocia la transferencia y posible comercialización.

Por su parte, un nuevo microscopio desarrollado por investigadores de la Universidad de Washington (EE.UU.) busca acortar y hacer más eficientes las tumorectomías, una intervención quirúrgica en la que se intenta eliminar todo el tejido canceroso de una persona, mientras se salva la mayor cantidad de tejido sano posible.  Utilizando una luz super potente, el dispositivo puede cortar ópticamente el área y ver lo que contiene en solo 30 minutos, de manera que los cirujanos pueden saber si esa muestra de tejido todavía contiene células cancerosas y extirparlo en una sola sesión. Normalmente, los cirujanos toman muestras del tumor eliminado; después, los tejidos deben ser analizados por un experto patólogo que, en función de las células que encuentre, decidirá si se necesita cirugías adicionales. Algo que no solo es largo y costoso, sino también extremadamente estresante para el paciente, y con lo que el nuevo microscopio pretende acabar.

Beatriz de Vera

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.