¿Por qué unas mujeres son más propensas a la depresión que otras?

(Pixabay)

Las variaciones hormonales propias de la femineidad afectan el estado de ánimo, particularmente durante el paso hacia la menopausia y al inicio de la postmenopausia, así como durante el puerperio, cuando los niveles hormonales —muchos de los relacionados con la reproducción— empiezan a regularse luego del parto. Pero los niveles de depresión en estos escenarios son variables de acuerdo con cada individuo: ¿qué factores determinan esta variabilidad?

La Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS) publica en su revista Menopause los resultados de una investigación al respecto.

El artículo "Exposición al estradiol durante toda la vida y riesgo de síntomas depresivos durante la transición a la menopausia y la postmenopausia" incluye datos de un estudio de más de 1.300 mujeres premenopáusicas con menstruación regular de 42 a 52 años de edad.

El estradiol es el estrógeno predominantemente presente durante los años reproductivos. Entre otras cosas, modula la síntesis, la disponibilidad y el metabolismo de la serotonina, un neurotransmisor clave en la depresión. Mientras que las fluctuaciones del estradiol durante la transición de la menopausia son universales, la duración de la exposición al estradiol a lo largo de los años adultos varía ampliamente entre las mujeres.

El estudio concluyó que una mayor duración de la exposición a estrógenos desde el inicio de la menstruación hasta el inicio de la menopausia se asoció significativamente con un menor riesgo de depresión durante la transición hacia esta última etapa y hasta 10 años en la postmenopausia.

También se encontró un mayor riesgo de depresión en aquellas mujeres con menopausia temprana, menos ciclos menstruales durante la vida o más frecuentes sofocos.

Asimismo, la investigación arrojó que un uso más prolongado de pastillas anticonceptivas se asoció con un menor riesgo de depresión, pero el número de embarazos o la incidencia de la lactancia materna no tuvieron asociación con ello.

"Las mujeres son más vulnerables a los síntomas depresivos durante y después de la transición de la menopausia debido a cambios hormonales fluctuantes", dice la doctora JoAnn Pinkerton, directora ejecutiva de NAMS. Las mujeres, señaló la especialista, deben estar alertas para reconocer los síntomas de la depresión —cambios de humor, pérdida de placer, cambios en el peso o sueño, fatiga, baja autoestima, incapacidad para tomar decisiones o tristeza persistente— y tomar medidas al respecto.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también