Esta hacha de piedra hallada en Australia reescribe la historia de la humanidad

Uno de los artefactos hallados cerca del Parque Nacional de Madjedbebe que ubican la llegada de aborígenes a Australia en los 65.000 años de antigüedad (Foto: Chris Clarkson).

La llegada de los primeros humanos a Australia ha venido siendo objeto de debate y controversia y los diferentes acercamientos científicos al tema ubican el proceso en un rango de antigüedad que va de los 60.000 a los 100.000 años. Al ser los aborígenes australianos la más antigua civilización asentada de la que se tiene registro, este momento marca la primera diáspora de los humanos modernos desde África y hacia el mundo, proceso en el cual incorporaron material genético de neandertales, Denisovanos y posiblemente otros homínidos para terminar de configurar a la raza humana.

De ahí que el reciente hallazgo de herramientas, incluida el hacha de piedra más antigua jamás hallada, y materiales empleados para fines artísticos en la zona de Madjedbebe, un refugio rocoso en el norte de Australia, pueda reescribir la historia de la humanidad.

Investigadores de la Universidad de Queensland, Australia, condujeron la misión en la zona, de la cual da cuenta un estudio publicado en la revista Nature: el análisis de los artefactos hallados arroja que los primeros aborígenes en el lugar arribaron 18.000 años antes de lo pensado.

El debate científico acerca de cuándo llegaron los humanos a la zona, cercana al Parque Nacional de Madjedbebe, ubica este momento en una franja que va de entre 47.000 y 60.000 años atrás.

El autor principal de la nueva investigación, Chris Clarkson, señala que la nueva fecha establecida para la primera ocupación en Australia, al retroceder en 18.000 años la fecha mínima de 47.000, se ubica como mínimo en un momento de hace 65.000 años, cuando aún transitaban sobre el continente australiano especímenes de su megafauna —hoy extinta— como wombats y goannas carnívoras gigantes.

Por la limitación de métodos como la datación con radiocarbono (determina la edad de materiales que contienen carbono hasta unos 50 000 años), el equipo recurrió a la luminiscencia ópticamente estimulada (OSL por sus siglas en inglés). Esta herramienta mide el tiempo transcurrido desde que granos minerales fueron expuestos por última vez a la luz solar. Se utilizó en unos 28.500 granos individuales de la arena de la que fueron desenterrados los objetos hallados.

Entre estos, según el documento, se cuenta herramientas de piedra que incluyen morteros, ocres de tierra, aditivos reflectantes y cabezas de hacha, las más antiguas jamás halladas. De acuerdo con Clarkson, citado por la BBC, los objetos indican que hubo una "innovadora y dinámica ocupación aborigen temprana de Australia": "Encontramos estos hermosos hachas de borde de piedra con ranuras en un extremo donde el mango se habría atado con resina". Asimismo, el hallazgo incluyó piezas de materiales artísticos como la mica envuelta alrededor de tierra ocre, junto con una losa cubierta de ocre rojo que se mezcló con mica, lo que indica que esta población “estaba fuertemente [inmersa] en la actividad artística", dijo Clarkson.

Anteriormente, científicos de la Universidad de Australia Occidental en la isla de Barrow, en el noroeste de Australia, encontraron objetos en una cueva remota que confirman que los aborígenes vivían en Australia hacía al menos 50.000 años, 3.000 años antes de lo que se pensaba. Meses antes de ello, hacíamos eco de la investigación publicada en Natureque contaba que gracias al análisis del ADN mitocondrial obtenido del cabello de aborígenes australianos, un equipo de genetistas había trazado el mapa que siguieron los antiguos pobladores en su llegada al continente.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.