¿Por qué los perros son unos compañeros tan cariñosos? Está en sus genes

¿Genética o inteligencia? /Flickr

La especial relación entre hombres y perros ha sido el centro de múltiples investigaciones durante décadas, pero el papel de la genética en la evolución del comportamiento canino sigue siendo muy poco conocida. Con el tiempo, han surgido diferentes hipótesis sobre el distinto comportamiento en perros y lobos que sugieren que los canes son más proclives a la solución de problemas sociales. Sin embargo, otras evidencias sugieren que los lobos socializados por el hombre pueden tener resultados similares o mejores en esos aspectos sociocognitivos.

Ahora, una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Princeton (EE.UU.), asegura que los perros tienen un grupo de genes que están ligados a una mayor sociabilidad en su comportamiento, debido a la amplificación de esos genes y no como resultado de un aumento de la cognición social del animal. El estudio, publicado en Science Advances, se centró en el área cromosómica implicada en la sociabilidad canina y cuya eliminación en humanos causa el síndrome de Williams-Beuren (WBS), que es congénito y se caracteriza por un comportamiento hipersocial.

El equipo analizó el ADN, el comportamiento de perros domésticos, de lobos grises socializados por el hombre, así como datos de diversas razas de canes procedentes del Amercian Kennel Club. Los resultados señalan que variaciones en los genes GTF2I y GTF2IRD1 parecen estar conectados con la hipersociabilidad en perros, un elemento clave de la domesticación que les diferencia de los lobos.

Los investigadores estudiaron el comportamiento de canes domésticos y lobos grises con ejercicios de sociabilidad y resolución de problemas: en una de estas actividades, los animales debían abrir una caja con una recompensa, tarea que debían realizar solos y en presencia de un humano que mantenía una actitud neutra. Los perros dedicaron más atención a los estímulos sociales e interés ante humanos que no conocían, lo que les llevó a pasar la mayor parte de tiempo de la prueba mirando a la persona en comparación con el comportamiento de los lobos.

El estudio indica que es necesario un enfoque integral de los datos genéticos y de comportamiento para entender los fundamentos moleculares de las diferentes características asociadas con la domesticación.

Los científicos llevan años intentando responder a las preguntas de cuándo y dónde se separó de los lobos el mejor amigo del hombre. Existe una corriente que sostiene que ocurrió en Europa hace 15.000 años, otros científicos afirman que fue en Asia central o China unos 2.500 años después. El año pasado, un artículo en Science afirmaba que la domesticación ocurrió en dos poblaciones de lobo separadas, una en Europa y la otra en Asia. Ahora, científicos de la Universidad Stony Brook de Nueva York (EE.UU.) contradicen esta investigación y aseguran que los canes antiguos se separaron por primera vez de los lobos hace unos 40.000 años, probablemente provocados por la presencia de humanos y que, desde los chihuahuas a los San Bernardo, los perros modernos que conocemos, vienen todos de un único ancestro común.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.