Bacterias en el prepucio relacionadas con mayor riesgo de contraer VIH

Tener los niveles de algunos tipos de bacterias diez veces por encima de lo normal puede aumentar el riesgo de un hombre de contraer VIH en un 63%, según un nuevo estudio publicado hoy por los investigadores de la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington (GW) en la revista mBio.

Estudios previos han vinculado el microbioma humano –el conjunto de microbios en el cuerpo humano– a una variedad de condiciones de salud, pero hasta ahora, no existían registros sobre la presencia de bacterias como factor de riesgo de infección por VIH. A la luz de que estas bacterias habitan las inmediaciones del pene, este factor de riesgo puede ser sexualmente transmisible. "Este estudio es el primero en sugerir que las bacterias que colonizan el pene pueden ser un factor de riesgo independiente de VIH en hombres", dice Cindy Liu, MD, MPH, PhD, primera autora del estudio y profesor asistente de investigación de Salud Ocupacional en el Instituto Milken SPH.

Al examinar la colección de bacterias que viven bajo el prepucio de hombres que se infectaron por el VIH o permanecieron seronegativos, los investigadores demostraron una conexión entre la cantidad de anaerobios -bacterias que prosperan en ambientes con bajo contenido de oxígeno- y un mayor riesgo de infección por el VIH. "Tener más bacterias intolerantes al oxígeno se asoció con el aumento del riesgo de VIH", señala Liu.

El estudio empleó muestras recogidas de hombres heterosexuales no circuncidados en Rakai, Uganda, durante un gran estudio clínico de dos años. Durante el estudio, 46 ​​hombres se infectaron con VIH. Para entender en qué se diferenciaba el microbioma del pene quienes se infectaron y no se infectaron durante el ensayo, también se estudió a 136 hombres que no fueron infectados durante los dos años que duró la investigación.

Mediante métodos moleculares, se estudió la presencia de bacterias en el órgano, lo que arrojó que un aumento de diez veces en cuatro bacterias anaerobias -Prevotella, Dialister, Finegoldia y Peptoniphilus- se correlacionó con un incremento de 54 a 63% en el riesgo de contraer VIH.

De acuerdo con los autores del estudio, ello se debería a que algunas de estas bacterias disparan una señal de alerta —un compuesto bioquímico conocido como citoquina— que convoca al prepucio a las células inmunes, a las que apunta el VIH para infectar. El aumento de las mismas en la zona sería beneficioso para combatir una infección cualquiera, pero en el caso del VIH más bien facilita que este se enquiste en las células e ingrese al cuerpo humano.

Los investigadores esperan que este estudio, y otros similares, puedan conducir a nuevas maneras de proteger tanto a hombres como a mujeres de la infección por el VIH, por ejemplo, mediante la aplicación de compuestos que reduzcan la presencias de estas bacterias o incluso promoviendo la práctica médica de la circuncisión.

La terapia antirretroviral es la principal arma para mantener a raya el virus en pacientes seropositivos, administrada usualmente en dosis diarias. No obstante, un reciente estudio asegura que un cóctel de medicamentos inyectables mensualmente o cada dos meses que puede ser tan efectivo como una píldora diaria, algo muy prometedor para millones de afectados.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.