Niveles de esperma en Europa y Norteamérica se desploman (en Sudamérica se mantienen)

 

Una de las causas comunes de infertilidad tiene que ver con que el hombre que pretende concebir tiene una baja concentración de espermatozoides en su semen. Es por ello que generan preocupación, principalmente en los países más ricos del mundo, las recientes conclusiones de un megaestudio realizado a 43.000 hombres que sugiere que ha habido un significativo declive en el conteo de esperma de los hombres de regiones como Norteamérica, Europa, Australia y Nueva Zelanda.  El trabajo fue publicado en Human Reproduction Update.

La fertilidad masculina ha sido centro de debate en la comunidad médica por años. Mientras que una serie de estudios previos alertaba de la disminución de niveles y calidad de esperma, un sector desestimaba o criticaba las conclusiones por factores como la edad de los hombres estudiados o el tamaño del estudio, entre otros aspectos metodológicos.

El nuevo análisis, de un universo mucho mayor, sería una confirmación de aquellos pequeños y cuestionados trabajos, incluyendo esta vez a 185 estudios distintos. La conclusión que obtuvieron de ellos es que ha habido un 59.3% de desplome de niveles de espermatozoides entre 1973 y 2011 en la población a la que se hace mención, mientras no se ha detectado patrones similares en otras áreas como Sudamérica, Asia y África (aunque en ellas se haya hecho menos estudios), y no se ha determinado la causa de por qué a los hombres estas regiones les estaría yendo mejor.

Hagai Levine, coautor de este trabajo estadístico e investigador de la Universidad Hebrea de Jerusalén, destacó la importancia de su trabajo, calificándolo de “llamado de atención urgente a investigadores y autoridades de salud  en el mundo para investigar las causas de la importante caída de cantidad de espermatozoides”.

Cifras alarmantes

Se estimó que los hombres analizados, especialmente jóvenes sin hijos (o que aun no probaron ser fértiles), poseían cantidades de 99 millones por milímetro en 1973, mientras que en el 2011, la cifra cayó a 47 millones.

El número es alarmante tomando en cuenta que, de acuerdo a la OMS, los hombres con una concentración de 40 millones, tienen pocas chances de concebir, mientras que los que tienen menos de 15 millones por milímetro no pueden tener hijos.

Posibles causas

Para el equipo que realizó la investigación, la caída en el referido grupo de países sugiere que los químicos usados en el comercio y la industria están jugando un rol causal en esta tendencia.

Además de infecciones, cirugías y problemas de salud variados, otras causas ambientales también han sido señaladas como causas factores ambientales, como la exposición a sustancias químicas industriales, metales pesados, radiación, o calor excesivo en los testículos. Por otro lado están las causas relacionadas al estilo de vida: el consumo de ciertos fármacos como esteroides anabólicos, el alcohol, la cocaína y la marihuana también tendrían que ver en la deficiencia. Una actividad con excesivo estrés y el tabaquismo están también contempladas entre las posibles causas.  

Daniel Meza
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

Hace menos siglos de lo que parece, había científicos que aseguraban que estudiar reducía los ovarios. Esta idea es bastante más que una simple anécdota de lo que un día fue la medicina: sostenían que las actividades intelectuales aumentaban el cerebro, y en el caso de los pequeños órganos de las mujeres, este crecimiento se tenía que compensar disminuyendo los ovarios, y siendo parir el principal cometido en la vida de una mujer, estudiar se reservaba para las cabezas diseñadas para ese propósito: las de los hombres.

Ciencia enferma de machismo

Invisibilización de la mujer y sesgos de género en la investigación científica