Sapo recién descubierto ya se encuentra en peligro de extinción

Representante de Bufo (Anaxyrus) williamsi, la nueva especie de sapo. 
Mike Wolterbeek, University of Nevada, Reno

Un equipo de científicos ha descubierto una especie de sapo en el Desierto de la Gran Cuenca, uno de los lugares más áridos de los Estados Unidos. La nueva especie habita un área de 6 km cuadrados. Los científicos que realizaron el hallazgo aseguran que el nuevo sapo está en peligro de extinción debido a la central termoeléctrica que se construirá en una zona cercana a su hábitat. El artículo ha sido publicado en el journal Zootaxa

Las tierras altas del desierto de la Gran Cuenca están ubicadas en el oeste de los EE.UU., en el estado de Nevada, uno de los lugares más áridos de Norteamérica. Naturalmente, los habitantes de esta zona geográfica son muy dependientes de la humedad, por lo que los lugares donde se acumula el agua son conocidos como “hotspots” (puntos calientes) de biodiversidad. 

Un hallazgo extremadamente raro

Precisamente es en uno de estos puntos en donde se descubrió a la nueva especie de sapo. Este tipo de hallazgos son extremadamente raros debido a que no se han vuelto a descubrir nuevas especies de anfibios en los EE.UU.: tan solo se han registrado tres nuevas especies de ranas desde 1985. Por su parte, la última vez que se descubrió un sapo fue en 1968. 

Los científicos recolectaron una muestra de 380 sapos de diversas especies que habitan el desierto de la Gran Cuenca. Entre ellos, se halló una muestra de 76 representantes de una especie no conocida previamente. Esta presentó unas características morfológicas únicas que la diferenciaron de otras especies que habitan la misma región, específicamente  se trató del tamaño de su cuerpo y su color. 

Un análisis genético confirmó que se trataba de una especie diferente al sapo del oeste (Anaxyrus boreas), especie que también habita en esta región del desierto. La investigación se realizó mediante un estudio del genoma mitocondrial (mtADN), que se emplea para determinar la identidad de distintas especies. La nueva especie fue bautizada como Bufo (Anaxyrus) williamsi.

Lo amenaza una central geotérmica

El sapo recién descubierto habita un área no mayor a los 6 km cuadrados, un oasis de biodiversidad rodeado de tierra árida. La nueva especie se separó de su tronco hace 650 mil años. No se sabe cuál es la cantidad de representantes que quedan de ella, pero los científicos no creen que se trate de una población muy numerosa. 

El Bufo (Anaxyrus) williamsi se encuentra en peligro de extinción debido a que se tiene planificado construir una central geotérmica no muy lejos de su hábitat. A pesar de que la planta está diseñada con altos estándares medioambientales, los autores de la investigación aseguran que durante el proceso de construcción se utilizarán fuentes de agua que amenazan el equilibrio del hábitat del anfibio en mención. De este modo, los científicos están dando una alerta para que se revisen los planes de construcción de la planta.

Nadezhda Potanova
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.