Reino Unido vetará venta de coches a gasolina o diésel desde 2040

(Wikimedia Commons)

Al igual que Francia hace algunas semanas, ahora ha sido el Reino Unido el que ha anunciado que a partir del año 2040 quedará prohibida la venta de vehículos nuevos con motores que empleen combustibles fósiles y también los que cuenten con motores híbridos (que funcionan tanto a base de combustibles fósiles como con electricidad).

El anuncio fue hecho por el secretario de Ambiente, Michael Gove. El plan de reducción de emisiones de carbono de la coalición del gobierno en 2011 proyectaba que todos los coches nuevos vendidos después de 2040 tendrían que estar libres de emisiones, para cumplir con el objetivo de no tener coches de gasolina o diesel en las carreteras para el 2050.

Así, los coches eléctricos para ese entonces deberán remontar dramáticamente su rezago en el mercado del Reino Unido, donde sus unidades representan menos del 1% de las ventas.

Ya a inicios de mes Nicolas Hulot, el par francés de Gove, había hecho el mismo anuncio: no se venderán más autos a gasolina o diésel para el 2040.

La medida del Reino Unido integra un paquete que apunta a reducir la contaminación y acercarla a los límites legales en ciudades como Londres y Glasgow.

Ello implicará adaptar las unidades de transporte público e incluso mejorar el diseño de las pistas para lograr un tránsito más eficiente en 81 de las carreteras más contaminadas en Gran Bretaña. El programa de reducción de emisiones también contempla, a futuro, multar o prohibir la circulación de los autos más contaminantes en ciertas horas del día; con ello, vendrán incentivos para la circulación de taxis verdes, la implementación de ciclovías y la peatonalización de las ciudades. Para ello, el gobierno ya ha comenzado a desembolsar 255 millones de libras esterlinas (US$333 millones) a gobiernos locales, a fin de ser invertidos en el acondicionamiento de infraestructura vial y unidades de transporte.

No obstante, el anuncio de hoy ha sido interpretado por algunos políticos de oposición como una cortina de humo que pretende desviar la atención mediática. Ed Miliband, ex líder laborista, escribió en Twitter: "Temo que la nueva prohibición de gasolina y petróleo en 23 años sea una cortina de humo para tapar medidas débiles para enfrentar las actuales 40.000 muertes anuales por contaminación del aire".

Jenny Randerson, portavoz del Movimiento Liberal Demócrata, acusó a los ministros de "traición", pidiendo que la prohibición se adelante para 2025.

Mientras que representantes de la sociedad civil del Reino Unido también fueron críticos con los anuncios. Areeba Hamid, un activista de Greenpeace UK, dijo: "No podemos esperar casi un cuarto de siglo para una acción real para hacer frente a la emergencia de salud pública causada por la contaminación del aire.

Anna Heslop, abogada de ClientEarth, señaló, según The Independent: "Se necesita que actúen en las próximas semanas y meses para solucionar el problema del aire contaminado en ciudades y ciudades alrededor del Reino Unido […] Ya han estado violando estos límites [los de contaminación en el aire] durante siete años - y seguiremos haciéndolo".

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.