La regla de "acabar la receta de antibióticos" está errada, según nuevo estudio

(Flickr)

Si no tomas la receta completa de antibióticos, no te curarás completamente y peor aún la bacteria que te enferma desarrollará resistencia a los fármacos. Esta es la recomendación más usual cuando se nos recetan fármacos para combatir una infección, pero un reciente estudio de las Escuelas de Medicina de Brighton y Sussex señala que es preferible dejar de tomar antibióticos cuando uno se siente mejor.

Para Martin Llewelyn, profesor de enfermedades infecciosas, y su equipo, quienes firman el documento publicado por la British Medical Journal, finalizar la medicación es una regla incrustada por mucho tiempo en la mente de médicos y pacientes que está equivocada y debe desaparecer.

"La idea de que detener el tratamiento antibiótico prematuramente fomenta la resistencia a los antibióticos no está respaldada por pruebas, mientras que tomar antibióticos durante más tiempo del necesario sí aumenta el riesgo de resistencia", asegura Llewelyn.

Él asegura que algunas bacterias responsables de enfermedades como la tuberculosis sí se vuelven más resistentes si las drogas no se toman por un tiempo adecuado; no obstante, la mayoría de las que nos enferman generalmente son comunes en nuestro medio sin causar daño, como E coli y Staphylococcus aureus (de hecho, algunas son parte del microbioma en el tracto respiratorio, la piel e incluso la mucosa intestinal). El comportamiento de las mismas fue analizado en laboratorio por los autores del trabajo.

La enfermedad se desencadena cuando la bacteria entra al torrente sanguíneo o el intestino y, más bien, mientras más tiempo estas bacterias estén expuestas a los antibióticos, más probable es que se desarrolle resistencia, según el reciente estudio.

El documento señala que estas bacterias también pueden actuar como patógenos "oportunistas": “Cuando un paciente toma antibióticos por cualquier razón, las especies sensibles a antibióticos y las cepas presentes entre la flora en su piel o intestino o en el medio ambiente son reemplazadas por especies resistentes y cepas listas para causar infección en el futuro. Este es el motor predominante de las importantes formas de resistencia a los antibióticos que afectan a los pacientes de hoy en día. Cuanto mayor sea la exposición antibiótica a la que están expuestas estas bacterias oportunistas, mayor será la presión para seleccionar la resistencia a los antibióticos”.

Los expertos dicen que ha habido muy poca investigación sobre la duración ideal de un curso de antibióticos, y que esta debería ser determinada en función a los antibióticos que el paciente ha tomado en el pasado y a la bacteria en particular que lo ataca.

En muchos casos, la terapia con antibióticos es administrada fuera de un hospital, sin el monitoreo permanente de profesionales de la salud, en casa. Determinar cuándo ya estuvo bueno de antibióticos, asegura el estudio, es una medida sencilla: cuando uno ya se sienta mejor. De hecho, la Organización Mundial de la Salud incluye recomendaciones en esta línea, aunque también en consonancia con la visión tradicional sobre esta medicación.

Al respecto, señala la OMS que la resistencia a antibióticos se va gestando desde los países donde se pueden comprar (y consumir inadecuadamente) antibióticos para uso humano o animal sin receta médica o donde son a menudo sobre-prescritos por médicos. Por ello, recomienda tomarlos únicamente cuando sean prescritos por un profesional de la salud certificado; obstante, son estos los que en su mayoría, tradicionalmente, recetan y recomiendan acabar las dosis enteras de fármacos, incluso si ya hay mejoría notoria.

Por ejemplo, en materiales de apoyo a la Semana de Concienciación Antibiótica 2016, la OMS aconsejó a los pacientes que "siempre completaran la prescripción completa, incluso si se sienten mejor, porque detener el tratamiento temprano promueve el crecimiento de bacterias resistentes a los fármacos".

Aun así, algunas voces han expresado su preocupación por los resultados que arroja la investigación. El Colegio Real de Médicos Generales señala que las recetas recomendadas de antibióticos no son aleatorias, a través de su presidenta, Helen Stokes-Lampard, citada por el diario The Guardian. "[Las recetas] Se adaptan a las condiciones individuales y en muchos casos, los cursos son bastante cortos -para infecciones del tracto urinario, por ejemplo, tres días es a menudo suficiente para curar la infección”, asegura.

Stokes-Lampard añade que la mejora de los síntomas no significa necesariamente que la infección ha sido completamente erradicada.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.