El Niño, asociado a la desaparición de los arrecifes de coral

La aparición de tres enfermedades comunes que afectan a los corales del Caribe coinciden el desencadenamiento del Fenómeno El Niño, de acuerdo con una investigación publicada hoy en la revista Scientific Reports que da cuenta de una nueva dimensión de las consecuencias nefastas del calentamiento global.

(Florida Institute of Technology)

La investigación del Instituto de Tecnología de Florida se basa en un análisis de 18 años de datos sobre los males que aquejan al coral en estas latitudes y del Programa de Evaluación del Golfo Rapid Reef. Estos datos se compararon con 18 años de datos climáticos coincidentes para ver si los ciclos de la enfermedad coincidían con los del fenómeno.

"Descubrimos que tres enfermedades de los corales -enfermedad de banda blanca, enfermedad de banda amarilla y síndrome de mancha oscura- alcanzan un pico cada 2 a 4 años, y que comparten periodicidades con los ciclos de El Niño", dijo la investigadora y autora del estudio Carly Randall. "Nuestros resultados indican que las enfermedades de los corales son previsibles y que a menudo se corresponden con El Niño".

Y debido al potencial incremento en la intensidad de los patrones climáticos relacionados con el cambio climático (tres cuartas partes de la población mundial estará expuesta a peligros para la salud, e incluso riesgo de muerte, por las altas temperaturas a finales de este siglo), "nuestros hallazgos sugieren que podríamos ver las enfermedades en los corales aumentando en las próximas décadas", agregó Randall.

Debido a que brotes anteriores de enfermedades en los corales han ocurrido luego de eventos de blanqueamiento de coral a raíz de El Niño, hubo especulaciones sobre la conexión entre las enfermedades y los ciclos de El Niño, que están asociados con un clima más cálido de lo habitual en el Caribe. Este estudio, titulado "Algunas enfermedades de los corales rastrean las oscilaciones climáticas en el Caribe", confirma la especulación.

Tales patrones climáticos en el océano son similares a los patrones descritos para la malaria y la fiebre del dengue en la tierra, que se informó que rastrean los ciclos climáticos.

Ya anteriores estudios han advertido sobre el riesgo para los corales —el organismo colectivo vivo más longevo en la tierra— que encierra el calentamiento global. La subida de las temperaturas oceánicas en los últimos tres años ha sometido a 21 de 29 de estos arrecifes a estrés de calor severo y repetido y ha causado algunos de los peores descoloramientos jamás observados en sitios emblemáticos como la Gran Barrera de Coral (Australia), Papahānaumokuākea, las Lagunas de Nueva Caledonia (Francia) y Aldabra Atoll (Seychelles). El análisis predice que todos dejarían de existir a mediados de siglo, si continuamos con el mismo nivel de contaminación.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.