Un test de sangre detectará la metástasis cerebral cuando aún sea tratable

Investigadores del cáncer del Hospital Metodista de Houston, EE.UU., están cerca de crear un análisis de sangre para detectar riesgo de desarrollar metástasis cerebrales en pacientes de cáncer de mama y monitorear la progresión de la enfermedad y la respuesta a la terapia en tiempo real.

El descubrimiento, del que da cuenta un artículo en la revista Nature Communications, fue posible gracias a que el equipo de Dario Marchetti, Ph.D., identificó de un grupo distinto de células tumorales circulantes (CTC) en el torrente sanguíneo de pacientes con metástasis cerebrales por cáncer de mama. Ello facilita la comprensión sobre cómo las "semillas" de la enfermedad metastásica pueden prosperar en estos pacientes y expandirse hasta el cerebro. "Ahora podemos tomar esta información y desarrollar una herramienta de detección más sensible para detectar el cáncer metastásico en la sangre, posiblemente incluso antes de que la metástasis sea radiológicamente detectable por la resonancia magnética", asegura Marchetti.

Las detecciones con RM son eficaces solo cuando el cáncer ha progresado hasta una etapa en la que ya quedan pocas opciones de tratamiento. Por otro lado, aproximadamente el 20% de pacientes con cáncer de mama desarrollará metástasis cerebrales durante su vida y, en general, la enfermedad metastásica en el cerebro se estima que se convertirá en el asesino de cáncer número uno en la próxima década.

Esta investigación se basa en un documento de investigación de 2015 donde el laboratorio de Marchetti aisló cuatro diferentes subgrupos de células tumorales implicadas en la latencia de células de cáncer de mama. Las células de cáncer de mama viables pueden permanecer latentes en la médula ósea de los pacientes u otros órganos como el cerebro, los pulmones y el hígado, incluso décadas después de que un tumor primario se extirpa quirúrgicamente. Estas células dispersas son a menudo indetectables por las herramientas clínicas tradicionales, lo que hace casi imposible detectar y tratar la enfermedad metastásica, mientras que sigue siendo susceptible a la terapia.

Los investigadores de Houston ahora buscan ampliar la población de pacientes de estudio, con el objetivo final de transformar esta información en el desarrollo de dos tipos de biopsias líquidas no invasivas para predecir la metástasis cerebral antes de que la enfermedad sea detectable por los estándares de diagnóstico actuales (MRI); y otro para monitorear la eficacia del tratamiento en tiempo real en aquellos pacientes diagnosticados con metástasis cerebral.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.