Todos los perros van al cielo… y tienen su antepasado común en el Neolítico inicial

El cráneo de 4.700 años de un perro del Neolítico hallado en Kirschbaumhöhle, estudiado en laboratorio para mapear su genoma (Foto: Amelie Scheu, Johannes Gutenberg University Mainz).

Sabemos de largo que los primeros perros que acompañaron al hombre en sus precarios asentamientos fueron lobos domesticados. Al menos hace 14.700 años, el perro acompañaba al humano en labores de recolección y caza, pero el lugar donde esta especie de simbiosis arrancó (e incluso una fecha certera) ha venido siendo incierto para la ciencia, con propuestas que han ido del Asia central a la Europa occidental para ubicar la cuna del mejor amigo del hombre.

¿Dónde y cuándo el perro diverge genéticamente del lobo y se constituye como la primera especie animal domesticada por el hombre?

Un equipo de investigación internacional dirigido por Krishna R. Veeramah, Ph.D., de la Universidad de Stony Brook en los EE.UU., asegura que en Alemania.

Ello, tras analizar el ADN de los restos de dos perros prehistóricos hallados en ese país, lo que ha permitido determinar que sus genomas eran los antepasados ​​probables de los perros europeos modernos.

“Aquí secuenciamos los genomas de un perro del Neolítico inicial y uno del final, de Alemania, incluyendo una muestra asociada con una comunidad agrícola europea temprana. Ambos perros demuestran continuidad entre sí y comparten predominantemente ascendencia con perros europeos modernos”, señala el trabajo publicado en Nature Communications.

Más aun, mediante la calibración de la tasa de mutación del espécimen más antiguo, se estrecha el momento de la domesticación del perro a 20.000-40.000 años atrás.

El equipo empleó al perro más viejo, de 7.000 años de edad, para reducir el momento de la domesticación. Además, encontraron pruebas de que el perro más joven, de 4.700 años de edad, representa una mezcla de perros europeos y una población que se asemeja a los actuales perros de Asia Central / India, lo que puede reflejar la llegada de migrantes humanos de la estepa asiática a Europa a comienzos de la Edad del Bronce, trayendo sus propios perros con ellos.

El año pasado tras secuenciar el genoma de un perro de 5.000 años de edad de Irlanda un equipo de la Universidad de Oxford sugirió que los perros fueron domesticados no una vez sino dos veces y que una población de perros indígenas domesticada en Europa fue reemplazada por migrantes domesticados en Asia Oriental durante el período neolítico.

No obstante, el reciente estudio de Stony Brook no halló evidencia genética alguna que apoye estas hipótesis: “Curiosamente, no se observa la expansión extrema del número de copias del gen AMY2B característico de los perros modernos que previamente se ha propuesto como una adaptación a una dieta rica en almidón impulsada por la adopción generalizada de la agricultura en el Neolítico”.

De hecho, los perros estudiados andaban con el hombre cuando este aún era recolector y no agricultor. Aun en ese entonces, estos animales ya eran muy similares a los perros europeos modernos, incluyendo la mayoría de los perros de raza hoy criados como mascotas. "Esto sugiere que no hubo reemplazo en el Neolítico de masas [de perros] y que era probable que sólo un solo proceso de domesticación para los perros observados en el registro fósil de la Edad de Piedra y que también vemos y vivimos con hoy", señala Krishna Veeramah, profesor asistente de Ecología y Evolución en la Universidad Stony Brook, autor del trabajo.

"Nuestro estudio muestra cómo el análisis de genomas antiguos completos puede ayudarnos a comprender gradualmente procesos complejos, como la domesticación de perros, y sólo las percepciones directas del pasado como tales nos permiten desentrañar los efectos de los muchos eventos paralelos y sucesivos que están involucrados, incluyendo la cría selectiva de seres humanos, así como los movimientos de población y la mezcla de múltiples poblaciones ", añadió la Dra. Amelie Scheu, uno de los autores principales del artículo y asistente de investigación en el Grupo de Trabajo Palaeogenética en el Instituto de Biología Evolutiva Organísmica y Molecular Johannes Gutenberg Universidad Mainz.

En general, sin embargo, la pregunta de dónde los perros fueron domesticados en términos geográficos sigue siendo un misterio, aunque Krishna R. Veeramah espera que la secuenciación de otros genomas antiguos de Eurasia ayudará a resolver el problema.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.