Rodearte de compañeros que amen las ciencias te hará sacar mejores notas

El interés por las ciencias aumenta si nuestros compañeros muestran entusiasmo. /Pxhere

La emoción es contagiosa en un aula de ciencias. Normalmente recordamos a aquellos profesores que eran capaces de transmitirnos el amor por la materia que impartían, pero también es importante el entusiasmo que demuestren nuestros compañeros. Percibir la pasión por las ciencias de las personas que nos rodean podría traducirse en un mayor interés en las carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés), según ha descubierto un nuevo estudio publicado recientemente en Science Advances.

Y no solo eso, esta tendencia infecciosa también puede ayudar a mejorar las calificaciones. Según los autores del trabajo, de las universidades estatales de Florida y Oklahoma, el Northwestern College, y las universidades de Purdue y Virginia (EE.UU.), cuando los estudiantes ven a sus compañeros de ciencias muy interesados ​​en las clases de ciencia, son más propensos a desarrollar un interés en la materia, lo que le lleva, no solo a decantarse por estas disciplinas, sino a mejorar sus resultados académicos. "Esto realmente enfatiza la importancia de tener ambientes atractivos para atraer a los estudiantes a la ciencia y motivarlos hacia el aprendizaje", afirman.

Los investigadores encuestaron a más de 2.000 estudiantes en 50 universidades seleccionadas al azar en los Estados Unidos y este efecto positivo fue consistente en todas las clases de biología, química y física. Determinaron que el efecto de la percepción de un estudiante sobre el interés de sus compañeros podría contrarrestar el interés propio mostrado con anterioridad en las clases de STEM, su nivel de apoyo familiar para ciencia, sus logros académicos, los problemas que puedan haberse encontrado debidos a su género o a la calidad de la enseñanza.

Los autores planean hacer un seguimiento de su investigación con estudios orientados a entender cómo los maestros pueden crear mejor ambientes de clase donde los estudiantes se sientan motivados y confiados para enfrentar problemas o experimentos más complejos.

Por lo pronto, los profesores tienen al alcance de su mano saber cuando su audiencia se aburre. Un nuevo sistema de reconocimiento facial permite saber si una clase o conferencia está resultando entretenida o no. Dicho sofware fue desarrollado por el profesor de informática y computación de la Universidad de Sichuan en China, Wei Xiaoyong. Su interés por conocer cómo eran recibidas sus clases por sus alumnos le llevó a idear un mecanismo electrónico para hacer un seguimiento a las expresiones de los rostros de sus pupilos. El lector de rostros se encarga de confeccionar una curva para cada estudiante. Tras almacenar esa información en su ordenador, el profesor tiene un historial de las expresiones faciales de su auditorio. Con este registro, resulta mucho más fácil apreciar el interés del alumno.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.