Los Neandertal eran muchos más de lo que creíamos y vivían en grupos aislados por toda Eurasia

Il était une fois... l'Homme, 1978.

Cientos de miles de años atrás, los ancestros de los humanos modernos se separaron desde un linaje antiguo para dar nacimiento tanto a los Neandertales como a los Homínidos de Denísova. No obstante, sus lazos evolutivos han permanecido algo borrosos. Un nuevo método de análisis de ADN, desarrollado y empleado por investigadores de la Universidad de Utah, reconstruye la historia temprana de nuestros ancestros más arcaicos, contradiciendo lo que se sabe y acepta en general sobre humanos modernos, Neanderthales y Homínidos de Denísova. Las conclusiones derivadas del nuevo modelo fueron publicadas en un artículo en Proceedings of the National Academy of Sciences.

El estudio halló que los Neandertal-Denisovanos se extinguieron poco después de separarse de los humanos modernos (homo sapiens). Apenas 300 generaciones más tarde, unos 744,000 años atrás, los Neandertal y Denisovanos se separaron los unos de los otros. Luego, la población Neandertal global creció a decenas de millones de individuos viviendo en comunidades aisladas dispersas por Eurasia. La hipótesis es distinta a la creencia convencional, pero tiene más sentido, indicó Alan Rogers, autor principal del estudio.

Todo lo que sabemos de los Neandertal, Denisovanos, los humanos modernos y otros homínidos ancestrales es compilado en este artículo que publicamos hace unos meses.

Neandertales, muchos más de lo que se pensaba


Reconstrucción del 'homo neanderthalensis. 

Smithsonian's National Museum of Natural History.

Pocas muestras fósiles disponibles han servido para que los antropólogos trazaran conclusiones sobre la historia de la evolución humana, sometiéndolas a pruebas genéticas y estadísticas. Se estimó antes que los Neandertal eran poquísimos, no más de 1.000 individuos. Sin embargo, un estudio del 2015 mostró que estos estimados no contemplaban que los Neandertal podían estar divididos en comunidades regionales aisladas.

El equipo de Utah considera que esta es la razón por la que sus estimados sobre el número de la población Neandertal difieren tanto de los previos. El anterior modelo no consideró los patrones genéticos que el equipo actual detectó. Se requeríaa por tanto, argumenta el equipo, un nuevo modelo y una nueva historia evolucionaria.

El equipo desarrolló y mejoró un método estadístico en el que consideran todas las poblaciones en el patrimonio genético. Estimaron el porcentaje de los genes neandertales que fluyeron en los euroasiáticos modernos, y la fecha en la que las poblaciones más primitivas se separaron unas de otras, así como los tamaños de las poblaciones.

ADN, una historia familiar

El genoma humano tiene 3.5 mil millones de nucleótidos. Con el tiempo, los genes dentro de algunos de estos nucleótidos pueden mutar. Si un padre transfiere esta mutación a sus hijos, este a su vez se la pasa a sus niños y así sucesivamente, esta mutación actúa como un sello familiar marcado en el ADN.

Para armar la historia evolutiva de cientos de miles de años en el pasado, los científicos mapean estas mutaciones, buscándolas en los nucleótidos de distintas poblaciones humanas. Así, pueden estimar cuándo estos grupos se separaron, y hasta el tamaño de los pueblos que contribuyeron al patrimonio genético. Puede ser un porcentaje pequeño del genoma, pero está allí.

Se comparó entonces los genomas de poblaciones humanas: euroasiáticos modernos, africanos modernos, Neandertales y Denisovanos. Las muestras modernas fueron extraídas de la Fase 1 del proyecto 1000 Genomes y las arcaicas del Instituto Max Planck para la Antropología Evolucionaria. El equipo de Utah analizó unos cuantos millones de nucleótidos que compartían una mutación genética en dos o tres grupos humanos y se establecieron 10 patrones distintos de nucleótidos.

Historia cuestionada


Molar denisovano

Se confirmó con estos nuevos resultados que los euroasiáticos modernos comparten el 2 por ciento de ADN neandertal. Sin embargo, otros hallazgos cuestionaron creencias casi establecidas.

El análisis mostró que el 20% de nucleótidos exhibió una mutación compartida solo por Neandertales y Denisovanos, una marca de tiempo genética indicando cuándo los grupos se separaron. Se calculó que fue hace 744.000 años, mucho antes que cualquier otro estimado. Si las previas teorías fueran ciertas, entonces “habrían más nucleótidos con la mutación en ambas muestras arcaicas, la que está ausente en muestras modernas”.

Se cuestionó también que los Neandertal fueran solo 1.000, una afirmación basada en el hecho de que el ADN contenía mutaciones normalmente halladas en poblaciones con poca diversidad genética. Lo que en verdad ocurría era que los Neandertal eran muchos más, hasta decenas de millones.

Los estudios anteriores, sin embargo, se basaron restos de Neandertales aislados de otros. Los Neandertales vivían separados geográficamente, lo que los convirtió en genéticamente distintos unos grupos de otros. Eran, según los hallazgos, bandas pequeñas de individuos, lo que explica las mutaciones tan drásticas, mientras que la población era mucho mayor a lo estimado. En aquel tiempo, era difícil moverse de un lado a otro y los individuos preferían permanecer en sus localidades.

Los autores consideran al nuevo método una prometedora fórmula para futuras investigaciones, al tener con él una habilidad para determinar fechas y eventos con alta precisión, mucho antes de lo que nadie había antes logrado.

 

Daniel Meza
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.