Tan solo tomar esta vitamina en el embarazo evitaría abortos y defectos congénitos

Tomar vitamina B3 durante el embarazo puede prevenir una variedad de defectos congénitos. /Pixabay

Un simple suplemento vitamínico podría tener el potencial de prevenir abortos espontáneos y defectos de nacimiento, según una investigación llevada a cabo por científicos australianos durante 12 años. El trabajo, publicado en New England Journal of Medicine, identifica una deficiencia en una molécula de desarrollo llamada NAD que puede impedir que los órganos del bebé se formen adecuadamente en el útero. Pero tomar vitamina B3 durante el embarazo puede prevenir una variedad de defectos congénitos.

Es la primera vez que el NAD (nicotinamida adenina dinucleótida, una molécula vital que contribuye a la producción de energía, la reparación del ADN y la comunicación celular) se ha relacionado con anomalías congénitas. El equipo comenzó su investigación en 2005, cuando se encontraron con el caso de un bebé con grandes defectos en el corazón, la columna vertebral y las costillas. Un análisis genómico reveló que ambos padres llevaban una mutación en un gen involucrado en la producción de NAD. Varios años más tarde, los investigadores encontraron una mutación similar que afecta la producción de NAD en la familia de otro bebé nacido con problemas congénitos.

Así que examinaron datos genéticos de 14 familias cuyos niños presentaron defectos de nacimiento congénitos y encontraron las mutaciones NAD presentes en cuatro de ellos. Para probar posibles mecanismos de tratamiento, el equipo diseñó ratones con la misma deficiencia, utilizando la técnica de edición de genes CRISPR-Cas9. Cuando las hembras con la mutación dieron a luz, muchos de sus cachorros murieron o nacieron con defectos significativos, pero las que se alimentaron con dietas que incluían suplementos de B3 produjeron ratones bebés con menos anomalías, y la alimentación rica en el suplemento fomentó una camada sana de animales.

El descubrimiento más importante, después del ácido fólico

Aunque los científicos muestran prudencia porque los hallazgos solo se han probado en ratones, "esto tiene el potencial de reducir significativamente el número de abortos espontáneos y defectos de nacimiento en todo el mundo, y no uso esas palabras a la ligera", afirma a ABC News la genetista del desarrollo Sally Dunwoodie del Instituto Victor Chang (Australia). "Es el descubrimiento más importante para las mujeres embarazadas desde el folato", añade tajantemente Dunwoodie, en referencia a la investigación histórica que demostró que el ácido fólico podría reducir la incidencia de espina bífida y otros defectos del tubo neural.

Pero mientras que muchas embarazadas toman suplementos alimenticios, la investigación ha demostrado que hasta un tercio de las mujeres en los EE.UU. tienen bajos niveles de vitamina B3 durante su gestación. Esta vitamina, también conocida como niacina, se encuentra generalmente en carnes y verduras. Por el momento, recomiendan tomar un multivitamínico estándar, pero explican que es necesario identificar a aquellas mujeres en riesgo e identificar un nivel seguro de niacina para que las tomen para prevenir abortos involuntarios y defectos de nacimiento.

Para este fin, los investigadores dicen que el siguiente paso será el desarrollo de una prueba diagnóstica similar a una prueba de embarazo, el muestreo de orina o sangre, lo que podría mostrar fácilmente que las mujeres podrían ser bajos en NAD. Nadie sabe cuándo estará disponible este tipo de chequeo, pero esperan que sea cuanto antes, ya que, afirman, esto podría tener un enorme impacto en la salud y la felicidad de muchas vidas. 

Muchas gestantes se someten a más de una prueba prenatal para monitorear el avance de su embarazo. La información que pueden obtener de estos exámenes varía, dando cuenta del sexo del bebé y a los posibles problemas genéticos del feto. Pero estos tests son a menudo invasivos y, potencialmente, pueden dañar tanto al niño como a la madre. Ahora, un grupo de científicos informa en ACS Nano que han desarrollado un dispositivo que proporciona resultados sensibles, pero de una manera menos invasiva: un simple análisis de sangre de la madre. La técnica que lo hace posible determinó con precisión los sexos de los fetos, así como las condiciones genéticas que fueron previamente diagnosticadas por otros métodos en nueve de los fetos.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

Hace menos siglos de lo que parece, había científicos que aseguraban que estudiar reducía los ovarios. Esta idea es bastante más que una simple anécdota de lo que un día fue la medicina: sostenían que las actividades intelectuales aumentaban el cerebro, y en el caso de los pequeños órganos de las mujeres, este crecimiento se tenía que compensar disminuyendo los ovarios, y siendo parir el principal cometido en la vida de una mujer, estudiar se reservaba para las cabezas diseñadas para ese propósito: las de los hombres.

Ciencia enferma de machismo

Invisibilización de la mujer y sesgos de género en la investigación científica