Estamos un paso más cerca de trasplantar órganos de cerdos a seres humanos

Los embriones libres de PERV se han convertido en lechones saludables. /eGenesis

Las estadísticas y políticas que abarcan la donación de órganos varían según las diferentes culturas, aunque en la mayoría de las naciones la oferta todavía no satisface la demanda. Las listas de espera son largas, los donantes perfectos son pocos y, aún los afortunados que reciben un trasplante enfrentan el riesgo de que su cuerpo rechace el tejido.

La posibilidad de realizar xenotrasplantes, es decir, trasplante de órganos entre miembros de diferentes especies, es una estrategia prometedora para aliviar la escasez de órganos para los humanos. Animales como los simios o los cerdos podrían ser genéticamente diseñados para producir tejidos compatibles con el organismo de cada persona, pero la incompatibilidad inmunitaria y el riesgo de transmisión cruzada de retrovirus endógenos han impedido la aplicación de este enfoque clínico. Ahora, un trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Harvard (EE.UU.) y publicado en la revista Science, allana el camino para alcanzar la posibilidad de transplantar órganos de cerdo a humanos.

Los temores de que el Retrovirus Endógeno Porcino (PERV) podría pasar de cerdos a pacientes es una de las razones por las que la investigación ha sido lenta. Hace varios años, la empresa estadounidense eGenesis utilizó la tecnología de edición de genes CRISPR para inactivar la codificación de un virus al acecho dentro del ADN del embrión de cerdo. Ahora, han anunciado que aquellos embriones libres de PERV se han convertido en lechones saludables, de 4 meses de edad el mayor de ellos. Con cada una de las 62 copias genéticas del virus con éxito deshabilitado en estos cerdos jóvenes, este riesgo se convierte en una preocupación menos. 

Esquema de un xenotransplante. /eGenesis

Un largo camino

Sin embargo, la transferencia de virus entre especies sigue siendo un tema importante. La familia PERV no es el único patógeno peligroso, aunque está entre los más preocupantes. Como retrovirus, los genes de PERV se encuentran dentro del ADN del cerdo, y son similares a nuestros propios retrovirus endógenos humanos. Hasta ahora no se ha demostrado que se reproduzca dentro de nuestros tejidos, pero tanto el trabajo de eGenesis como otras pruebas de laboratorio han demostrado que el patógeno aún tiene el potencial de ser infeccioso. "Esta investigación representa un avance importante en el tratamiento de las preocupaciones de seguridad sobre la transmisión viral de especies cruzadas. Nuestro equipo seguirá diseñando la cepa de cerdo libre de PERV para proporcionar un xenotrasplante seguro y efectivo", dicen los investigadores.

Por supuesto, la idea de explotar animales de tal manera es controvertida. Aunque bológicamente acabe siendo posible, la técnica tendrá que enfrentarse a consideraciones éticas. Así que aún tenemos un largo camino por recorrer antes de ver los primeros riñones de porcino dando una nueva oportunidad a un paciente con insuficiencia renal, pero ser capaz de cortar un virus de riesgo podría hacer que sea una realidad antes de lo que pensamos.

A principios de este año, un equipo de científicos publicaba el primer artículo revisado por pares reportando de la creación de fetos cerdo-humanos, un paso hacia el “cultivo” de animales con órganos adecuados para el trasplante en humanos. Estos animales modificados proveerían a los investigadores con nuevos modelos para probar medicamentos y entender el desarrollo temprano de los humanos. El estudio ha reavivado antiguas preocupaciones éticas, entre ellas, por la posibilidad de que trabajos como este disparen la inteligencia animal, y propicien la aparición de criaturas híbridas desconocidas que pongan en peligro la vida humana y salvaje. 

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.