Monedas de plata recién halladas cuentan el ascenso de Roma en la península ibérica

Aníbal cruza los Alpes. Detalles de un fresco. /José Luiz Bernardes Ribeiro, 1510-Palazzo del Campidoglio, Roma

La derrota de Cartago, en la Segunda Guerra Púnica con la antigua Roma, provocó la pérdida de sus territorios en la península ibérica, con las minas de plata que ahí se encontraban. Geoquímicos de Alemania y Dinamarca demostraron recientemente que, incluso antes del fin de la guerra, los romanos empezaron a acuñar monedas de plata ibérica. La llegada de una gran cantidad de plata es una de las razones por las que Roma, después de la guerra, se convirtió en un Estado poderoso del Mediterráneo. Los autores de la investigación presentaron los resultados de la misma en la Conferencia Internacional de Geoquímica Goldschmidt, en París (Francia).

Las guerras púnicas entre la República romana y Cartago duraron más de 100 años, hasta el 146 antes de Cristo. En el año 216 a. C. empezó la segunda. Durante los primeros años, Cartago, con Aníbal a la cabeza, obtuvo importantes victorias, pero después, los romanos voltearon el partido y conquistaron todos los territorios de Cartago en la península ibérica, incluidas las minas de plata. Aníbal regresó a Cartago para defender su ciudad, pero también fue vencido.

Posesiones de la República romana y Cartago durante las guerras púnicas. El crema representa a Cartago, el verde a Roma. /Agata Brilli-DensityDesign Research Lab

Los autores examinaron 55 monedas romanas de plata que datan de los años 225-101 a. C. Con el uso de la espectrometría de masas y el microanálisis de rayos X, investigaron la firma isotópica (la proporción de isótopos de plomo), de las monedas. La plata se encuentra no solo como un mineral independiente, sino también en los minerales de otros metales, tales como el zinc, el plomo y la plata, o como una impureza en la galena (principal mena de plomo). Por lo tanto, en las monedas de plata también se halló plomo. Por la relación de isótopos de plomo se puede determinar, aproximadamente, el lugar de origen del mineral.

Resultó que las monedas más antiguas que fueron analizadas eran de plata, extraída de Grecia, Macedonia y Atenas. Hacia el final de la Segunda Guerra Púnica, Roma aún no había conquistado esos Estados (esto sucedió unas décadas después), por eso Roma no tenía en ese momento fuentes significativas de plata. Pero después del año 209 a. C., los romanos obtuvieron sus propias minas de plata en la península ibérica y empezaron a acuñar monedas de ese mineral. Las nuevas monedas estaban compuestas de plata en un 96%, que, según los investigadores, muestra un flujo constante de metal a partir de las antiguas posesiones cartaginesas.

Denario romano, acuñado en los años 108-107 a. C. /Institute for Archaeological Sciences. Goethe University, Frankfurt

"La afluencia masiva de plata de la península ibérica cambió la economía de la República romana, lo que le permitió convertirse en una superpotencia de la época. Esto lo sabemos por los escritos de Livio, Polibio y otros autores antiguos. Sin embargo, nuestro estudio es una prueba científica moderna de la elevación de Roma. Esto demuestra que la derrota de Aníbal y el ascenso de Roma estaban acuñados en las monedas romanas", dice la autora principal del estudio, la doctora Katrin Westner, de la Universidad de Goethe, en Frankfurt (Alemania).

Ekaterina Rusakova

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.